¿Se ha caído tu móvil en agua salada? Lee estos consejos antes de tocar nada

Móviles

Uno de los mayores terminales de nuestro móvil es que se pueda caer al agua. No importa que las marcas nos prometan protección contra el liquido elemento, ya que sumergirlo a mucha profundidad o durante demasiando tiempo, puede deteriorar sus componentes internos. La cosa puede ponerse aún más fea si nuestro móvil acaba sumergido en agua salada. Si tu móvil no enciende al haberse dado un chapuzón inesperado en el mar, sigue leyendo porque esto te interesa.

El verano se ha pasado muy rápido pero miles de smartphones han sufrido los daños accidentales del agua salada. Meterse al agua con el móvil en el bolsillo por accidente es un clásico año tras año. Los daños que puede provocar el agua salada a nuestro móvil pueden suponer un problema mayor que cando se cae en agua dulce. Ocurre lo mismo cuando el terminal cae por accidente en agua contaminada (en una bañera con jabón), este tipo de sustancias no están protegidas por la garantía frente al agua de los fabricantes.

Agua destilada

Lo primero que NO  tendremos que hacer es tratar de encender el móvil. Si se ha apagado tras el chapuzón debemos dejarlo así para evitar cortocircuitos internos que puedan freír la placa. Un método que recomiendan los técnicos especialistas en reparaciones es volver a sumergir el móvil, pero esta vez en agua destilada. Este tipo de agua se vende en las gasolineras y es la misma que se usa para planchar o en la batería de los coches. Debemos sumergir el móvil en agua destilada y moverlo bien para que arrastre toda la sal del interior. Otra opción alternativa al agua destilada es comprar alcohol isopropilico de 99 grados, que se puede adquirí fácilmente incluso en tiendas online como Amazon.

agua destilada

Secarlo bien

Una vez hecho esto, el móvil seguirá mojado aunque con suerte habremos eliminado toda la sal del interior, que con total seguridad iba a corroer y oxidar todos los componentes internos. El objetivo ahora es secar el móvil correctamente. Lo primero es secar manualmente todo el dispositivo con servilletas absorbentes, dejándolo lo más seco posible. Después tendremos que envolver el móvil por completo en varias servilletas de papel y meterlo en una bolsa de plástico de las que se usan para cocinar, aunque también sirve un taper al vacío. A medida que las servilletas se mojan debemos ir cambiándolas y repetir el proceso.

Motorola Moto G mojado

Usar un deshumidificador

Una vez hecho, es buena idea apurar al máximo el secado. Para ello podremos usar un deshumidificador o un aire acondicionado en modo absorción de humedad. Basta con poner el teléfono cerca entre 12 y 24 horas. Pasado ese tiempo el terminal debería estar completamente seco. Ahora podremos tratar de encender el dispositivo y comprobar si ha dado resultado. En un amplio número de casos el móvil resucita sin problemas. Todo depende del tiempo que hayamos tardado en reaccionar desde que se cayó al agua salada.

Escrito por David Girao