La IA de Huawei esconde muchos secretos. La IA del Kirin 980 que protagoniza el interior de los nuevos Huawei P30 comprende lo que ve y escucha de forma rauda por medio del aprendizaje cognitivo, uno de los más eficientes que existen, que le sirve al teléfono para potenciar sus funciones y ayudar al usuario en su día a día. Pero además de ayudarlo, lo protege.

Los procesos que antes eran propiedad exclusiva de ordenadores de precios prohibitivos, ahora los puedes encontrar en tu bolsillo, en un gama alta-premium como el Huawei P30 Pro. Estos procesos basados en complejos algoritmos se ejecutan de forma mucho más rápida en el Kirin 980 que encontramos dentro de los topes de gama de Huawei , suponiendo un punto de inflexión en el mercado de la telefonía móvil.

Más allá de participar en la realización de grandes fotografías, ahorrar batería, reconocer todo lo que tenemos a nuestro alrededor o gestionar mejor los recursos del móvil para obtener un funcionamiento óptimo, la IA de Huawei también es capaz de proteger nuestros datos atendiendo a diferentes variables, incrementando la seguridad de, en este caso, el Huawei P30 y el Huawei P30 Pro.

kirin 980

Actualmente contamos son varios sistemas de seguridad avanzados en nuestros móviles, como puede ser el sensor de huellas biométrico (alojado bajo la pantalla en el caso del P30 Pro) o la tecnología de reconocimiento facial. Para potenciar su seguridad, se aprovechan las opciones avanzadas que se incluyen en el hardware del Huawei P30 Pro, como por ejemplo sus cámaras y, como no, la doble NPU que trabaja de forma exclusiva con la Inteligencia Artificial de la compañía.

La sincronización de hardware y el software de EMUI genera patrones biométricos que, mediante el uso, se van optimizando para que la seguridad sea la mejor posible y proteger el dispositivo de formas más férreas.

p30 pro

Seguridad activa de Huawei

En lugar de la seguridad pasiva, que responde ante nuestras peticiones, la gama alta de la firma de tecnología trabaja con herramientas activas que se combinan perfectamente a la hora de aumentar la protección frente a las amenazas externas como ataques de malware, phishing, spyware o todos los riesgos a los que está sometido un dispositivo conectado a la Red. La IA del P30 Pro pasa de utilizar protección pasiva a una activa, y esto afecta al buen uso del móvil.

A lo largo de la vida útil del terminal, el smartphone no solo aprende de nuestro uso para facilitar accesos más rápidos a aplicaciones o configuraciones automatizadas, sino que la IA del chipset del móvil es capaz de detectar comportamiento anómalos o poco habituales con el móvil. De esta forma la prevención pasa a adquirir un papel fundamental , todo ello sin que el usuario tenga una participación dominante en el proceso.

Un paso más hacia un futuro apasionante

La IA pasará a protagonizar por completo los smartphones del futuro y por ello Huawei se está anticipando con el fin de mantener su posición dominante en este campo. Pronto nuestro smartphone sabrá anticipar todo lo que queremos hacer y nos facilitará herramientas que hasta hace un par de años eran impensables (¿cómo va a ser la cámara que estoy fotografiando a mi perro o un árbol?).

La evolución en el campo de la IA es imparable y no hace más que mantenernos expectantes por las innovaciones que Huawei y otras marcas desarrollaran en los próximos años.