Apple queda a un lado. Ahora la guerra está entre Samsung y Huawei

Samsung

Cuando Huawei mostraba al mundo su Huawei Mate 20 Pro, presumía orgulloso de su batería. Desde luego, tiene razones para hacerlo ya que el móvil se ha convertido en uno de los móviles con mejores características en este aspecto. Por ello no es de extrañar que Samsung quiera adaptar algunas de las funciones del tope de la gama de la firma china a su Samsung Galaxy S10.

Hasta ahora estábamos acostumbrados a que Samsung y Apple mantuvieran una batalla por alcanzar al mercado nuevas tecnologías apra sus teléfonos. Ahí tenemos el Face ID del iPhone o la carga rápida de Samsung. Sin embargo, Huawei lleva tiempo acaparando su porción de protagonismo y, tras convertirse en el segundo vendedor de móviles a nivel global, ha obligado a Samsung a prestar más atención a la marca china que a los de Cupertino. El ejemplo más reciente lo tenemos en una de las funciones más llamativas del Mate 20 Pro.

Huawei-logo

Hablemos de características técnicas: La batería del Huawei Mate 20 Pro cuenta con una capacidad de 4.200 mAh que permite al usuario superar los dos días de uso con mayor o menor facilidad. PEro a ello hay que unirle la carga rápida rápida compatible con el estándar Qi que permite cargar por completo la batería del phablet en apenas un par de horas.

Pero estas no son las especificaciones de la batería del Huawei Mate 20 Pro que le interesan a Samsung para «adornar» a su próximo tope de gama, sino la posibilidad de recargar otros dispositivos simplemente acercando el móvil que es una de las características más llamativas del Mate 20 Pro. Según parece, Samsung estaría pensando en dotar a sus próximo tope de gama con una función denominada Powershare que imitaría el sistema de Huawei para cargar otros dispositivos desde el Samsung Galaxy S10.

Marco de pantalla del Galaxy S10

Powershare, compartiendo energía con el Samsung Galaxy S10

SamMobile afirmaba la semana pasada que miembros cercanos a la producción del Samsung Galaxy S10 habrían confirmado que el móvil contaría con un sistema de carga inversa denominado Powershare. esta función estaría en desarrollo para las tres variantes Galaxy S10, aunque es de esperar que esa versión especial fabricada en cerámica también pudiera incluirla de algún modo.

Evidentemente, si queremos cargar otros dispositivos con nuestro móvil, necesitaremos una batería de gran tamaño. Por el momento el smartphone de Samsung con mayor capacidad es el Samsung Galaxy Note 9, con una batería de 4.000 mAh. Con estos antecedentes podíamos esperar que, como mínimo, la batería del Samsung Galaxy S10 parta de esta capacidad y aumente de forma progresiva en los diferentes modelos del buque insignia que la marca presentará, a todas luces, en febrero.

Estas serían las diferencias entre las variantes del Samsung Galaxy S10

De presentarse el Samsung Galaxy S10 con la tecnología de carga inversa Powershare, además de para cargar otros móviles también podríamos usar el tope de gama de Samsung para cargar otro tipo de dispositivos como auriculares inalámbricos.

¿Acabará Apple también adaptando esta tecnología en su iPhone de 2019?

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)

Fuente > Android Authority