El cambio que acelerará la carga inalámbrica de los iPhones de 2018

Apple

La adopción de una bobina de cobre puede ser el cambio interno que permita a Apple acelerar la carga inalámbrica de los iPhones de 2018. Así lo indican desde China, donde ya fluye información confidencial que destapa la medida que tomará Apple para hacer más efectivo el sistema de carga por inducción en los nuevos modelos.

Tanto el iPhone X como los iPhone 8 y iPhone 8 Plus integraron como novedad la carga inalámbrica. Sin embargo, esta nueva característica tan esperada por los clientes de la marca no ofreció todo lo que se esperaba de la misma. Los tiempos de carga se elevaron demasiado en relación a la competencia. Y es que, por construcción, el sistema de inducción impedía una carga por encima de los 7.5W. Apple podría introducir un pequeño gran cambio en el interior de al menos uno de los nuevos modelos para acelerar la carga inalámbrica de los iPhones de 2018.

La carga inalámbrica de Apple provoca que la batería del iPhone dure menos

Carga inalámbrica de los iPhones de 2018 más rápida

Ya se especulaba con la reducción de los tiempos de carga de los nuevos iPhones de 2018 por medio de la carga inalámbrica. Ahora, la información que se filtra en la Red es un tanto más específica, al menos en lo que se refiere a la parte técnica.Carga inalámbrica rápida del iPhone 8 y iPhone X

Y es que, según indica un medio asiático, Apple sustituirá el sistema de inducción FPT, fabricado con una pequeña proporción de hierro y otros materiales derivados, por bobinas de cobre. De este modo, la efectividad y eficiencia del cobre, material con mejores propiedades eléctricas, fomentará que Apple pueda aumentar la potencia de entrada por encima de los 7.5 W actuales evitando problemas con la generación de calor. A este respecto, la tecnología Qi permite potencias de hasta 15W, considerada carga inalámbrica rápida.

Tiempos de carga del iPhone X por cable, con carga inalámbrica y carga rápida

Un cambio no tan sencillo

Ahora queda por ver cómo Apple sorteará los inconvenientes que entraña incluir la citada bobona de cobre al sistema de inducción. Y es que el mismo será más grueso que el actual FPT. Un cambio que no parece tan sencillo, al menos que Apple decida aumentar el grosor general de sus iPhones, algo improbable, por lo que la alternativa pasaría por un rediseño del interior del smartphone.

Escrito por Víctor Rodríguez

Fuente > MacRumors