Cámara del Samsung Galaxy S9: así ha llegado el fabricante a la excelencia

Samsung

La cámara del Samsung Galaxy S9 es sencillamente espectacular. El fabricante coreano nos ha sorprendido con un sistema con apertura variable que permite realizar unas fotografías impresionantes en cualquier entorno. Aunque el Samsung W2018 fue el precursor de esta tecnología, ha sido el actual buque insignia de la familia Galaxy S quién ha conseguido alzarse con el trono gracias a su impresionante cámara. Y así ha conseguido Samsung llegar a la excelencia.

Para ello vamos a dar un repaso a las diferentes cámaras que han montado cada uno de los Samsung Galaxy S, partiendo del primer terminal para finalizar con la potente cámara del Samsung Galaxy S9, posiblemente la mejor del mercado.

Logo de Samsung

Esta ha sido la evolución de la cámara de los diferentes Samsung Galaxy S

El Samsung Galaxy S fue el primer miembro de la familia S del gigante con sede en Seúl. En este caso nos encontramos con una cámara de cinco megapíxeles sin flash, algo extraño en un terminal de gama alta. Pero en ese momento Samsung no le daba tanta importancia al apartado fotográfico para centrarse en otros aspectos.

Fotos reales hechas con la cámara del Samsung Galaxy S9+

Decir que este terminal permitía enfocar presionando sobre la pantalla, una de las novedades más interesantes, además del hecho de permitir la grabación de vídeos en calidad 720p a una velocidad de 30 fotogramas por segundo.

Samsung Galaxy S2

Sin duda el Samsung Galaxy S2 fue un éxito. Un teléfono muy resistente, con esa característica tapa trasera casi indestructible y que destacaba por contar con una cámara de 8 megapíxeles con flash y posibilidad de grabar vídeos en calidad 1080p a 30 fotogramas por segundo.

Aquí Samsung ya se tomó el apartado de la cámara más en serio, incluso llegó a lanzar una actualización para mejorar la calidad de las capturas realizadas con el Galaxy S2.

¿Son estas las primeras características del Samsung Galaxy Note 9?

Pero con el Samsung Galaxy S3 es donde comenzaron a llegar las primeras novedades que marcarían la diferencia respecto a sus competidores. Si bien es cierto que este terminal contaba con la misma resolución que el modelo anterior,  la cámara del Samsung Galaxy S3 incorporaba el modo ráfaga para realizar un gran número de tomas para seleccionar la que más nos gustase.

Además la cámara del Samsung Galaxy S3 permitía realizar capturas mientras grabábamos un vídeo, otro detalle a tener en cuenta. Y la llega de Zero lag Shutter, la función que permitía realizar fotografías sin ningún tipo de demora desde el momento en el que hacíamos la captura marcaron la diferencia.

Cámara del Samsung Galaxy S4

Samsung apostó por el software en la cámara del Samsung Galaxy S4

Con el Samsung Galaxy S4 el fabricante coreano apostó muy fuerte. Sabía que Sony era el rey del sector por lo que decidió apostar por el componente estrella del fabricante japonés para hacer que la cámara de su nuevo buque insignia destacase respecto a sus competidores.

De esta manera la cámara del Samsung Galaxy S4 era la misma que la del Sony Xperia Z: un sensor de 13 megapíxeles Sony Exmor con apertura f/2.2 que conseguía realizar unas capturas impresionantes con un retardo nulo y el modo auto-focus.

Además Samsung hizo mucho hincapié en el apartado del software añadiendo diferentes funcionalidades para marcar la diferencia, como Dual Camera que permitía realizar fotografías y vídeos usando la cámara frontal y la trasera a la vez, o el modo Eraser para realizar varias capturas a la vez y poder eliminar elementos innecesarios.

Decir que actualmente algunas de estas funciones siguen estando disponibles en la cámara del Samsung Galaxy S9, lo que deja claro el buen hacer del fabricante en este aspecto.

Samsung Galaxy S5

En el caso del Samsung Galaxy S5, el fabricante pasaba a los 16 megapíxeles destacando por ser el primer sensor de Samsung con tecnología ISOCELL que garantiza unos colores más fieles y naturales además de una mayor sensibilidad a la luz.

Ojo, que la cámara del Samsung Galaxy S5 permitía grabar vídeos en calidad UHD a 30 fps, 1080p a 60 fps e incluso podía grabar vídeos a cámara lenta en 720p a 120 fps. Nada que ver con el modo super slow motion que permite grabar la cámara del Samsung Galaxy S9, pero era un primer paso.

Cámara del Samsung Galaxy S6

El Samsung Galaxy S6 , y especialmente su versión Edge sorprendieron al mundo entero. Aunque el teléfono destacaba en muchos apartados, la cámara del Samsung Galaxy S6 era realmente potente. Para empezar estaba formada por un lente de 16 megapíxeles con apertura f/1.9 con estabilización óptica de imagen.

A esto hay que sumarle la inclusión de algunas funciones como el modo  Pro, que permitía escoger de forma manual cualquier parámetro de la cámara, como el balance de blancos o la apertura, para conseguir una fotografías realmente profesionales.

Y no nos podíamos olvidar de Virtual Shot, la funcionalidad para hacer capturas de 360 grados, ideal para ver en el casco de realidad virtual Samsung Gear VR .

Samsung Galaxy S8

Con el Samsung Galaxy S7 el fabricante coreano dio un nuevo salto de calidad en el apartado de la cámara. La gente se sorprendió al ver que la cámara del Samsung Galaxy S7 contaba con “tan solo” 12 megapíxeles, pero la resolución no es un aspecto demasiado importante a la hora de hacer buenas fotografías.

La apertura f/1.7 que incrementaba la entrada de luz en un 25 por ciento respecto a su predecesor sí que marcaron la diferencia, haciendo que la cámara del Samsung Galaxy S7 fuera de las mejores del mercado.Además esta cámara incorporaba la tecnología Dual Pixel que permite enfocar tres veces más rápido que el Samsung Galaxy S6 lo que dejaba muy claro que la cámara del Samsung Galaxy S7 era realmente potente.

Por último tenemos al Samsung Galaxy S8. En este caso el terminal contaba con unas características muy parecidas al del modelo anterior: mismo sensor de 12 megapíxeles con apertura f/1.7 y estabilización óptica de imagen. Aunque Samsung se guardaba un as bajo la manga.

Prueba de la cámara del Samsung Galaxy S8

Hablamos de la capacidad de procesamiento del procesador Exynos 8895 que permitía ofrecer un aspecto más natural a las imágenes capturadas consiguiendo que la cámara del Galaxy S8 superase a su predecesor. Y a eso hay que sumarle una cámara frontal de 8 megapíxeles con apertura f/1.7 capaz de realizar unos selfies o auto retratos realmente sorprendentes.

Y por último llegamos a la cámara del Samsung Galaxy S9, un dispositivo que, como podréis comprobar en nuestro completo análisis, es todo un portento que no os va a decepcionar. Como habréis visto en esta evolución de la cámara de todos los miembros de la familia Galaxy S de Samsung, queda claro que el fabricante coreano ha sabido darle el valor que merece este apartado.

 

Escrito por Alfonso De Frutos