Prueba a fondo del Huawei Mate S

Huawei

El Huawei Mate S al sido el modelo estrella que la pujante compañía China presentó en la feria IFA, y lo hizo con algunas opciones interesantes, como por ejemplo que su pantalla de 5,5 pulgadas con calidad Full HD incluye tecnología Force Touch, que permite reconocer la presión que se ejerce sobre esta y reaccionar teniendo en cuenta esto. Pues bien, hemos analizado este modelo que demuestra que este fabricante progresa adecuadamente.

En el nuevo Huawei Mate S queda claro que Huawei ha aprendido de lo bueno que ofrece en sus terminales con Android, que no es poco. Un ejemplo de lo que decimos es su lector de huellas, que se encuentra en la parte trasera del dispositivo y que resulta muy cómodo para desbloquear el terminal (además, no necesita que esté el phablet “despierto”, pues funciona también si no es así).

EL diseño es realmente interesante, ya que por ejemplo el grosor que ofrece el dispositivo es de sólo 7,2 milímetros, lo que se acompaña con un acabado metálico que se puede conseguir en diferentes tonalidades, como por ejemplo el gris o el dorado. Por cierto, el nuevo dispositivo permite ampliar la capacidad de almacenamiento (32/64/128 GB) mediante el uso de tarjetas microSD y, eso sí, habrá que ver si su batería de 2.700 mAh es capaz de ofrecer una autonomía solvente en combinación de los elementos integrados y el software utilizado.

Huawei Mate S en mano

Hardware convincente

En lo que se refiere al hardware, hay que decir que este nuevo terminal Huawei Mate S  con Android (versión 5.1.1) ofrece un conjunto de componentes que anuncian un rendimiento más que correcto, como por ejemplo sus 3 GB de RAM y el procesador Kirin 935. Bien es cierto que quizá le falte  un punto para igualar a los modelos de gama alta con los que compiten en el mercado, algo que se confirmará –o no- en el análisis completo al que se puede acceder pulsando en el enlace que hay a continuación:

Si quieres ver la prueba completa del Huawei Mate S pulsa aquí.

Escrito por Iván Martín