Google no se rinde con sus Glass y ya tiene un modelo con un prisma más grande y nueva CPU

Android

Todos sabemos cómo es Google para ciertos proyectos que no funcionan, que no le tiembla el pulso a la hora de cortarles la cabeza y dejarlos bien guardados en un cajón, pero algo debe tener sus célebres Glass para que las esté dando una segunda oportunidad. Y en esas estamos porque ha trascendido que algunos de los componentes van a cambiar sensiblemente, mirad.

Un prisma mucho mayor

Las nuevas Google Glass que están en preparación se van a llamar Entreprise Edition y lo primero que van a hacer es modificar uno de los componentes más icónicos de las gafas, ese prisma capaz de proyectar delante de nuestro ojo la imagen que genera el mini-ordenador que lleva instalado.

Como podéis ver por la información desvelada por el portal 9to5Google, en la versión que está desarrollando Google el tamaño es más grande, a diferencia de las Explorer Edition que son las que se estuvieron vendiendo (por invitación y en EE.UU. básicamente) hasta hace unos meses.

Google Glass.

De esta forma ya es posible percibir algunas de esas modificaciones que Google prometió hace un tiempo cuando sacó de los focos a uno de sus proyectos estrella para darle una vuelta, llegando incluso a asignarle a ingenieros que han estado en el desarrollo de otros productos de éxito adquiridos por los de Mountain View como el termostato Nest.

Mayor eficiencia, más batería

La otra de las partes que han cambiado en las Google Glass tiene que ver con el chip que usa.  Los americanos se han decantado por un Intel Atom para conseguir una mayor eficiencia energética que les permita ahorrar batería y alargar la autonomía del wearable disponiendo de un rendimiento superior al de un smartwatch.

Aún así, las mismas fuentes que hablan de estos cambios conjeturan con la existencia de un modelo que llevaría una batería extra montada en las gafas para ofrecer más horas de uso a lo largo de todo un día ya que, recordemos, uno de los talones de Aquiles de las viejas Glass tenía que ver con el consumo elevado de energía, que impedía una autonomía medianamente operativa.

Es más, la semana pasada se pudo ver pasando por la FCC un gadget con número de modelo A4R-GG1 que venía etiquetado simplemente como un dispositivo Bluetooth capaz de conectarse a redes Wifi 802.11a/b/g/n/ac en las bandas de 2,4 y 5 GHz.

También te puede interesar…

Escrito por José Luis

Fuente > 9to5Google