La compañía HTC lanzaría Android 5.1 con Sense 7 sin pasar por la versión 5.0.2

HTC

El ritmo que sigue Google en sus actualizaciones no siempre es seguido por los fabricantes y, por lo tanto, algunas versiones del sistema operativo Android se “pierden” en el camino. Esto parece que puede ocurrir en HTC, que podría saltar al desarrollo 5.1 directamente sin pasar por la penúltima iteración de los de Mountain View (5.0.2).

De esta forma, modelos como por ejemplo varios de la familia HTC One darían un salto importante a la hora de conseguir la nueva versión del sistema operativo de Google. Además, el nuevo firmware llegaría con la versión Sense 7 de su interfaz de usuario, algo que es positivo y que significaría el aterrizaje definitivo de este desarrollo más allá del HTC One M9.

Captura de pantalla de Android 5.1 Lollipop

Lo cierto es que el que se queden versiones de por medio sin utilizan en las compañías que usan Android es algo que ya se está convirtiendo en bastante habitual, y que demuestra que la fragmentación es un problema que por el momento no es capaz de atajar Google (y, además, todo parece apuntar que a medio plazo esto se mantendrá inalterable).

Las razones para que esto ocurra

Por lo que parece lo que indicamos se debe a que existen ciertos problemas de inconsistencia en el software que impiden que el desarrollo final para algunos modelos con Android 5.0.2 no sea todo lo eficiente que debería, por lo que HTC habría tomado la decisión de lanzarse directamente a la versión 5.1, que sí cumpliría con las condiciones necesarias para que los firmware que están por llegar ofrezcan la calidad que se busca. Lo cierto es que esto no deja de ser curioso si se toma como referencia el HTC One M9, pero tampoco es de extrañar que ocurra ya que este fabricante no es el único que ha encontrado dificultades.

HTC Desire Eye en color rojo

 

El caso es que los modelos de HTC que en no mucho van a conseguir una actualización Lollipop, como por ejemplo el HTC One M8s, Desire Eye o Butterfly 2 (y alguno más) recibirán la actualización Android 5.1 de forma directa, por lo que dejarían atrás a la 5.0.2 y sus más que comentados problemas de gestión de memoria. Y, además, el nuevo firmware tendría Sense 7. Veremos si de esta forma, no se dan cuestiones de ralentización o fallos de ejecución.

Vía: Android Ayuda

Escrito por Iván Martín