Cada vez se venden más Android pero se gana menos con ellos

La irrupción de las marcas asiáticas con precios de derribo parece que ha afectado al mercado Android según los últimos informes de mercado en los que los beneficios de los fabricantes Android caían un 50% frente a 2013 aunque el número de unidades vendidas aumentó.

¿Estamos llegando a un momento de saturación del mercado Android? Al menos las conclusiones del analista Chetan Sharma parece que así lo afirman porque según este especialista, el beneficio de los fabricantes Android ha caído un 50% en este año que hoy cerramos. Y esto pese a que en 2014 se han batidos todos los récords de número de terminales vendidos.

Ahora bien, la caída de las cifras de los principales fabricantes como Samsung, dada la feroz competencia de marcas chinas como Xiaomi o Huawei, ha minado los resultados generales del mercado donde los beneficios, dada la bajada de precios generalizada, ha tenido mucho que ver. Pero no sólo Samsung, LG, HTC y Sony han visto reducido también su beneficio este año.

Captura de pantalla 2014-12-31 a las 14.50.37

Modelo «low cost» rentable pero ¿vale en el largo plazo?

Mientras el modelo de negocio de Xiaomi y similares se ha demostrado que es rentable pese a basarse en unos precios más bajos, es indudable que es un disparo a la línea de flotación de muchas marcas. Mientras es claramente una buena noticia para los consumidores que pueden acceder a terminales muy completos al mejor precio, no sólo es una preocupación para los fabricantes «tradicionales», sino también para Google que ve como los beneficios de sus principales socios se tambalean. Y es que estas marcas chinas utilizan Android como «excusa» por así decirlo, ya que los servicios que integran en sus terminales no están basados en los de los de Mountain View. La prueba es la anteriormente mencionada Xiaomi, que ofrece su fork de Android MIUI y en el no está Google Play, sino su propia tienda de aplicaciones, por ejemplo.

Renovarse o morir en 2015

En muchas ocasiones se ha dicho ya que estos fabricantes «low cost» no podrán mantener su modelo de negocio en el largo plazo, pero la realidad es que ahora mismo están siendo los que tiran del carro del crecimiento. El año que empieza dentro de unas horas despejará la incógnita sobre si se impone una u otra realidad, ya que o bien las nuevas marcas arrasan definitivamente o las tradicionales dan un giro a su estrategia. La pregunta es ¿estarán todavía a tiempo? o más bien ¿acaso tienen la posibilidad de hacerlo?

Fuente: Android Autorithy