Prueba a fondo del Samsung Galaxy Note Edge

Prueba a fondo del Samsung Galaxy Note Edge

Iván Martín

Este Samsung Galaxy Note Edge llega al mercado con un componente que le hace ser diferente a todo lo que se ha visto hasta el momento: su pantalla. Esta incluye una curvatura en su parte derecha que la hace ser distinta a las que hasta el momento son de la partida en otros phablets que están a la venta.

Este panel, tipo SuperAMOLED de 5,6 pulgadas y calidad 2K, ofrece una calidad fuera de toda duda. Y, en lo que se refiere al lado curvo, hay que decir que ofrece una usabilidad ampliada ya que en él es posible desde recibir notificaciones hasta el acceder a diferentes iconos de aplicaciones. Sin duda, es mucho más que un simple elemento decorativo.

En lo que se refiere al resto del hardware, hay que indicar que este Samsung Galaxy Note Edge no tiene ninguna fisura sobre el papel, ya que su procesador es un Snapdragon 805 a 2,7 GHz y la cantidad de RAM se sitúa en los 3 GB. De esta forma, no hay aplicación que se le resista y, además, todas ellas se ejecutan con una fluidez más que destacable.

Phablet Samsung Galaxy Note Edge

Con un acabado metálico en los bordes, una integración perfecta de la pantalla en la carcasa y una batería de 3.000 mAh, hay que decir que el Samsung Galaxy Note Edge es un modelo diferente que demuestra los avances que la compañía coreana está consiguiendo y, además, que funciona sin problemas. En el siguiente enlace mostramos la experiencia de uso que hemos tenido con él:

Si quieres ver la prueba completa del Samsung Galaxy Note Edge pulsa aquí.

3 Comentarios