Primeras imágenes del nuevo HTC Desire A11 con Snapdragon 410 de 64-bits

HTC

Aparecen las imágenes del HTC Desire A11, un nuevo terminal destinado a la gama media e incluso a la de entrada del fabricante taiwanés que no despertaría más interés si no fuera porque monta uno de los primeros procesadores de 64 bits para el mercado Android, el Snapdragon 410 de Qualcomm.

Hace un año que Apple pillaba a todos los fabricantes con el paso cambiado al lanzar el primer smartphone con procesador de 64 bits. Pese a que la importancia real de este hecho se ha discutido, lo cierto es que marcó una tendencia que rápidamente quisieron seguir el resto de marcas y una exigencia a los principales fabricantes de chips como Qualcomm.

Si bien tenían en sus previsiones el lanzamiento de los primeros chips para Android con tecnología de 64 bits, este se ha visto acelerado para poder mostrar en 2014 algún producto con esta tecnología, con la que ya se sabe que está trabajando Samsung o Huawei y ahora aparece el que sería, también, el primer terminal de HTC.

Bupq3WhCEAA9QAi

De momento con el nombre de HTC Desire A11, podemos ver en las imágenes un terminal que parece destinado más a la gama media que a una gama alta. Con una pantalla de 4,7 pulgadas que alcanza una resolución FWVGA (480 x 854 píxeles) en un formato 16:9, el resto de sus especificaciones filtradas son tan poco sorprendentes como una cámara de 5 megapíxeles para su carcasa trasera. Ahora bien, el detalle importante es que incluirá el Snapdragon 410 de Qualcomm, uno de los primeros chips con tecnología 64 Bits que se comercializarán.

BupfbmmCYAAAh1C

Por otra parte, este Desire A11 se muestra sin los altavoces BoomSound, que se han podido ver no sólo en la serie One sino también en otros de su misma familia como el HTC Desire 816, que recientemente pudimos analizar. Poca resolución de pantalla y un diseño en plástico bastante simple hace pensar que HTC quiere atacar el segmento más bajo de esta nueva tecnología con un terminal muy económico.

Fuente: @UpLeaks

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)