Crean un nuevo material que aumentará 80 veces la vida útil de las baterías

Móviles

Mientras las pantallas de los smatphones llegan ya a calidades que casi superan la percepción del ojo humano o las cámaras suben sus megapíxeles modelo a modelo, hay algo que lleva inalterable durante más de una década, las baterías, un elemento para el que se están probando nuevos materiales que aumentarían exponencialmente su vida útil.

Pese a que las baterías de iones de litio desterrraron el efecto “memoria” de las que se hacían anteriormente con otros materiales como el cadmio, es una tecnología que aún avanzando, es la misma que se ha utilizado en las última década. No son pocos los proyectos que están intentando mejorar este elemento de los dispostivos móviles que ahora tienen unas exigencias energéticas mucho más amplias – pantallas más grandes, conectividad, etc -.

Es por ello que se hace necesario una renovación de las baterías pero no es tan sencillo. El problema es que sólo las pruebas con diferentes materiales hasta dar con un compuesto alternativo son muy costosas, por lo que el descubrimiento de la Universidad de Kyoto junto a Sharp tiene una doble vertiente muy interesante, ya que han creado un nuevo compuesto partiendo de simulaciones virtuales.

Batería del Samsung Galaxy S5

El doctor Motoaki Nishijima y su equipo han hecho una simulación computerizada que mide los cambios de volumen entre los estados de carga y descarga – con y sin iones. lo que les ha permitido, antes de probar el compuesto final, deducir el desgaste de las baterías.

 

En concreto, partieron del fosfato de hierro y litio, que se utiliza en la industria de las baterías ya que ofrece hasta 2.000 ciclos de carga. Tras las pruebas virtuales, la mezcla final se compone de silicio o aluminio con circonio o itrio.  Se calcula, por otra parte, que las baterías de iones de Litio ofrecen el 80% de su capacidad de carga tras 300 ciclos, lo que mas o menos es un año de uso. Este nuevo material desarrollado por la universidad de Kyoto es capaz de mantener el 80% de carga después de 10.000 ciclos y sólo baja al 70% tras 25.000 cliclos. Lo que supone entre 30 y 80 veces más de capacidad que las actuales baterías.

Estos componentes permitirán, además, la fabricación de unas baterías más barats y más duraderas, en términos de carga y descarga (ciclos de carga) y el sistema virtual de Nishijima impulsará la industria de las baterías que ahora podrán probar antes y de forma más habitual nuevos compuestos para saber si funcionarán.

Fuente: Nature Communications

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)