MásMóvil cambia de dueños y se adentrará en el segmento empresarial

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)
Operadores

El operador de telecomunicaciones Ibercom ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con el operador móvil virtual MásMóvil para la adquisición del 100% de las acciones de éste último por un importe que aún no se ha dado a conocer.

MásMóvil, que presentaba esta semana unos resultados de 17 millones de euros en ingresos y un EBITDA de 2,3 millones de euros, frente a los 150.000 euros del año anterior, cambiará de dueños y pasará a estar controlada por la empresa Ibercom, un operador integral de telecomunicaciones especialmente dirigido a PYMES.

 

 

La operación, de la que no ha transcendido el importe, se realizaría mediante una combinación de efectivo y de canje de acciones entre las compañías para los accionistas de MásMóvil, que si se ejecuta la compra de la totalidad éstos pasarían a tener un 44,8% de participación en la compañía resultante.

apertura masmovil

Evidentemente, a mucha menor escala que la reciente compra de ONO por parte de Vodafone, esta operación vuelve a agitar el mercado de las telecos donde los accionistas mayoritarios de Ibercom controlarán a partir de ahora el 32% de la compañía resultante mientras que los fundadores de MásMóvil, Meinrad Spenger y Christian Nyborg, se quedarían con un 7%.

La pregunta es ¿qué pasará ahora con MásMóvil y sus clientes?

En los últimos tiempos MasMóvil había lanzado diferentes iniciativas y mejoras de sus ofertas que incluían el “alquiler” de líneas a los turistas que visiten España para darles acceso económico a llamadas e internet así como la renovación de su Tarifa Cero con 1 GB para navegar y el lanzamiento de su propuesta de oferta convergente fijo, móvil y ADSL/Fibra junto a Jazztel.

Según Ibercom, la OMV continuará con su negocio residencial pero pasará atener un foco en el mercado empresarial, ofreciendo servicios de telefonía fija y móvil así como acceso a Internet y data center, según los planes de esta empresa para este negocio de cara a 2015.

Fuente: El Economista