Nuevos benchmarks dejan entrever dos Galaxy S5 y uno de ellos con pantalla 2K

Android

Cuando todavía estamos contando los días que quedan para el evento Unpacked que se celebrará el próximo 24 de febrero en Barcelona, aprovechando la celebración de la MWC, nos desayunamos con más noticias acerca de un Samsung Galaxy S5 que podría tener más de una versión. Y a difernecia del S4 de 2013, con especificaciones técnicas muy, muy distintas.

El caso es que ha sido en la base de datos de AnTuTu donde han aparecido estos dos dispositivos, los Galaxy S5 SM-G900H y el SM-G900R4 que esconderían en su interior configuraciones bastante diferentes. Y es que si recordáis, uno de los rumores más insistentes que se han producido alrededor del buque insignia de Samsung para 2014 es que tendría una pantalla WQHD 2K pero informaciones de esta misma semana vinieron a enfriar los ánimos a cuenta de otro benchmark en el que aparecía la resolución de la pantalla, dejándola en un ‘simple’ full HD (1920×1080).

Pues bien, según esta información que os traemos hoy, el Galaxy S5 SM-G900R4 sí tendría una pantalla con tamaño WQHD 2K con 2560×1440 pixels de resolución en un dispositivo que montaría, además, un procesador Snapdragon 800 a 2,5 GHz, GPU Adreno 330, 3GB de memoria RAM y 32 de almacenamiento interno, además de una cámara de 16MP. Unas especificaciones que, salvando la pantalla, la cámara y la instalación de Android 4.4.2 KitKat estarían muy cerca de las que lleva el Galaxy Note 3.

galaxy_s5_two_diferents

Por su parte, el modelo SM-G900H vuelve a montar un procesador ‘de la casa’, un Exynos 5422 octa-core a 1,5GHz lo que podría significar, como en el caso del Galaxy S4 del año pasado, que estaríamos ante un modelo destinado al mercado asiático. En este S5 la pantalla volvería a las resoluciones full HD que se descubrieron en los bechmark de esta semana y la memoria RAM se quedaría en 2GB, al igual que el almacenamiento interno también se vería reducido a la mitad respecto del modelo SM-G900R4.

benchmarks_s5_note_3

Justo encima tenéis algunos de los resultados de los benchmarks comparados con otros dispositivos de la casa. Tened en cuenta que los SM-G900H y SM-G900R4 son los Galaxy S5 mientras que el SM-N9008 se corresponde con el Galaxy Note 3 con Snapdragon 800 2,2, GHz y el SM-N900 es el Galaxy Note 3 con Exynos 5 Octa 5420.

Falta por saber si estos dos modelos de Galaxy S5 se corresponden con un movimiento estratégico como el de Apple, de tener dos iPhone de gamas distintas (el 5s y el 5c) o si en esta ocasión las limitaciones (en el procesador) que se imponen según el mercado al que tiene que llegar cada uno condenan al SM-G900H a tener unas especificaciones sensiblemente inferiores. Sea como fuere, estamos a poco más de 13 días de enterarnos de todo, en el evento Unpacked de Samsung. ¿No os parece?

Fuente: SamMobile

Escrito por Iván Martín