La pantalla del LG G Pro 2 ocupará el 77,2% del equipo, biseles de 0,4 mm

Escrito por Carlos González Villamil
LG

LG tiene ya preparada la segunda generación del LG G Pro, un teléfono inteligente -tabletófono o phablet- del que ya hemos podido conocer algunas especificaciones técnicas. En cuanto a su pantalla, ya sabíamos con anterioridad que será de gran tamaño, exactamente de 6 pulgadas, pero lo que no conocíamos hasta ahora eran las medidas de sus marcos o biseles, es decir, la diferencia entre el ancho del dispositivo y el ancho de la pantalla. Dado que no se han filtrado fotografías más que de su parte trasera, no podemos verlo, pero sí podemos conocer las medidas exactas.

Este nuevo teléfono inteligente de LG, el LG G Pro 2, demuestra con su construcción que la compañía surcoreana está especialmente interesada en la reducción al mínimo de los biseles de la pantalla. Tanto es así que, con respecto a la superficie total de la parte frontal del dispositivo, la pantalla supondrá un 77,2 por ciento, manteniendo de esta forma unos marcos o biseles de sólo 04, milímetros, casi inexistentes. Anteriormente vimos esta tendencia que LG está marcando con el LG G2, pero con este LG G Pro 2 la diferencia sería aún mayor.

cuerpo lg g pro 2

LG apuesta por minimizar los biseles del LG G Pro 2

Aunque otras compañías y fabricantes también ponen su empeño y trabajo en minimizar los biseles de las pantallas de sus teléfonos inteligentes y tabletas, LG parece ser la que más éxito está teniendo en este sentido. De esta casa ya hemos visto dispositivos como el LG G2, el LG G Pad 8.3… pero tal y como adelantábamos el LG G Pro 2 sería, de todos los teléfonos inteligentes -y tabletas- de LG, el que mostraría unos biseles de menores medidas, quedando estos reducidos a sólo 0,4 milímetros.

Pantalla grande y dispositivo “pequeño”, lo que busca LG

Dado que estamos cada vez más encaminados a llevar pantallas superiores a las 5 pulgadas, comúnmente los phablets o tabletófonos crecen excesivamente en su tamaño. Esto es lo que LG pretendería evitar haciendo que el tamaño del dispositivo sea el mismo que el de la pantalla. De esta forma, aunque la pantalla sea de mayor tamaño, se tiende a mantener un tamaño igual o incluso inferior. Lo vimos, por ejemplo, en el Samsung Galaxy Note 3, un dispositivo que a pesar de crecer en pulgadas de pantalla se mantuvo en unas medidas muy limitadas con respecto a su anterior generación.

Fuente: phonearena.com