Los falsificadores de móviles buscan nuevas víctimas

Escrito por Raúl Masa
Móviles

El negocio de la tecnología móvil a nivel mundial mueve miles de millones de euros. Hay países en los que prácticamente hay más terminales que personas, y eso lo saben las personas de escasa moralidad, es decir, los ladrones y maleantes de toda la vida que han visto un nuevo nicho de negocio en el que llevar a cabo sus estafas. Así, los falsificadores de móviles siguen poniendo en jaque a los fabricantes aunque las autoridades competentes les tienen bien puesto los ojos encima.

De este modo, y antes de entrar a trazar un perfil de cómo son los móviles falsificados y cómo actuar ante ellos, hay dos píldoras de actualidad que son las que ponen el foco sobre este asunto. La primera de ellas la tenemos en Alemania, concretamente en la ciudad de Stuttgart, donde las policía germana ha interceptado, comisado y destruido un total de 250 móviles (Samsung Galaxy S4) que había sido introducidos en el país para su venta. El valor, según el precio que se suele poner a este tipo de móvil falsificados, hubiera alcanzado los 150.000 euros, una cifra nada desdeñable para traficar con la propiedad ajena.

Pero no es el único caso que recientemente nos trae como protagonistas a los falsificadores de móviles. Hace apenas una semana, en Valencia, agentes de la policía Nacional han detenido a siete personas acusadas de introducir desde Rumanía terminales falsos de telefonía móvil de alta gama. Concretamente, y al igual que el caso alemán, se trataba del Samsung Galaxy S4, y concretamente 227 unidades. El delito imputable es el de pertenencia a grupo criminal y contra la propiedad industrial.

moviles

Los falsificadores de móviles buscan su nicho

El asunto de la falsificación de móviles puede verse desde varias aristas. La primera de ellas tiene que ver con el precio de los propios terminales originales que en muchos casos supera los 600 euros. No obstante, esto nunca puede ser el motivo para acceder a la compra de móviles que se venden con el incumplimiento de la legalidad vigente. El segundo punto, y sin faltar a la hipocresía como protagonista, es que en mucho casos los móviles falsos están dando unas prestaciones que se asemejan, en cierto modo, a los originales, por lo que si cuesta 100 euros, habrá quien piense que se trata de una buena compra.

No obstante, la realidad nunca es esa. Acceder a un dispositivo falso te deja al margen de la ley, no te permite ningún tipo de relación con la compañía, y siempre estás al amparo de que si sucede algo todos los arreglos van por cuenta propia. Por lo tanto, parece una idea bastante absurda comprar un móvil falsificado.

Así pues, para no dejarse engañar por nadie, siempre habrá que estar atentos al número de referencia que tiene el terminal, los colores oficiales que presenta el fabricante, y claro está las funciones, puesto que sí prometen algo que oficialmente no tiene, esa debe ser la primera pista para rechazar ese móvil.