Apple declaró números rojos en su año récord de ventas en España

Seguro que habéis leído ya mucho sobre este tema, sobre la ingeniería contable y económica que llevan a cabo las grandes compañías de tecnología para esquivar los impuestos de los países en los que operan y acogerse a las mejores condiciones de otros que están muy alejados de sus operaciones. Y en este caso están Apple, Microsoft o Google.

El caso de los de Cupertino es especialmente sangrante ya que en el último ejercicio del que se tiene constancia registral, 2012, afirmaron tener pérdidas en España a pesar de haber sido su año récord en ventas. ¿Y cómo es posible que esto ocurra? Pues muy sencillo. Básicamente esto se consigue orquestando una estructura de empresas alrededor de un lugar con presión fiscal más baja que España, como es el caso de Irlanda.

Desde allí, los americanos gestionan todo el producto que entra y sale en nuestras fronteras y todas sus sucursales en nuestro país son meras filiales que tienen, a su vez, que facturarle sus servicios a la matriz ubicada en Irlanda. De esta manera, Apple Marketing Iberia cobra exclusivamente por los servicios de promoción y soporte del producto que distribuyen otras empresas en nuestro territorio.

Por otro lado están las tiendas gestionadas por Apple Retail Spain que, aunque os pueda parecer increíble, le compran todos los productos a Apple Sales International por lo que no consiguen unos precios preferentes sino que apenas obtienen el margen suficiente como para cubrir los gastos de alquiler de los locales o el coste de los empleados. El resultado es que en un año de cifras récord donde alcanzó los 142 millones de euros de facturación, Apple Retail Spain declaró pérdidas por valor de 22 millones de euros, antes de impuestos.

Tienda de Apple en París robada en Nochevieja

Pero no creáis que Apple es la única que se apunta a estos maquillajes fiscales, Google también es aficionada a estas ingenierías y en España sólo factura por servicios de marketing, demostración de productos e investigación y desarrollo a sus dos matrices principales: Google Ireland y Google Inc. Como resultado la filial española reconoció tener unas pérdidas operativas de 1,4 millones, lo que le obligó a pagar 1,66 millones de euros, cantidad muy inferior si tenemos en cuenta cuál es el volumen real del negocio que pasa por España.

En último lugar está Microsoft que es, de las tres, la que más impuestos paga a Hacienda. Concretamente en 2012 los de Redmond afirmaron facturar más de 120 millones a Microsoft Ireland en concepto de comisiones por la venta de licencias de productos distribuidos en nuestro país. Ese volumen de negocio ocasionó un pago de 10,8 millones en impuestos en el último ejercicio del que se tiene constancia registral.

Bueno, pues visto esto, ¿qué os parecen estas prácticas?

Fuente: El País

5 Comentarios