Posible retraso del iWatch de Apple por problemas en su fabricación

Apple

Desde que tenemos conocimiento de la futura presentación del iWatch, aparte de su posible diseño y características, la información más recurrente ha sido la fecha de presentación. En un principio se dijo que Apple daría a conocer su reloj inteligente en marzo para posteriormente posponerlo para la segunda mitad del año. Ahora las revelaciones de una fuente asiática indican que el desarrollo del SmartWatch de Apple plantea una gran dificultad para el fabricante, que podría traducirse en más retrasos.

En esta ocasión Apple no se posiciona como la referencia, al menos de momento, puesto que Sony y Samsung han tomado ventaja con la “explotación” de un relativamente nuevo segmento, el de los relojes inteligentes. Según las previsiones de los analistas, este mercado crecerá un 500% durante el próximo año. Tal vez por este condicionante la firma de la manzana deba apresurarse con su propio producto. Hasta ahora las filtraciones dicen que la respuesta de Apple llegará con el iWatch. Sin embargo, no parece que sea de forma inminente ya que existen informes que auguran una larga espera.

El acabado de la carcasa, foco del problema

Al menos es la información que llega a través de DigiTimes, conocido medio que filtra gran cantidad de “confidencias” a partir de los fabricantes del sector en Asia. En esta ocasión la información difundida afecta a Apple y el supuesto reloj inteligente. Y es que los proveedores y fabricantes que habrían sido escogidos por la firma de la manzana para “moldear” su SmartWatch estarían sufriendo serios problemas en su fabricación. En la primera fase de pruebas, los fabricantes chinos habrían detectado que la calidad del acabado no es la esperada, máxime cuando se trata de Apple, una firma muy exigente en este aspecto.iWatch_0

MIM, tecnología barata y precisa, pero que no se adapta a las exigencias de Apple

Según detallan, el proceso de fabricación utilizado, el MIM, Metal Injection Moulding o  Moldeo por Inyección de polvos metálicos o cerámicos, no se adapta a las exigencias que requiere el diseño final y la calidad de acabados del iWatch. Aunque el proceso MIM está especialmente indicado para fabricar con precisión piezas de reducido tamaño, el problema real es el tiempo necesario para el ensamblaje de cada unidad. El volumen de venta de Apple exige a los fabricantes cumplir unas cifras. Sin embargo, el proceso MIM requiere unas pautas que riñen con los requisitos de Apple. Una consecuencia directa de este problema es el más que posible retraso en el lanzamiento comercial del iWatch, muy posiblemente ya avanzada la segunda parte de este año.

Fuente: Macrumors

Escrito por Víctor Rodríguez