Apple es multada en Taiwan por fijar los precios del iPhone

Apple

El estrecho margen que separa lo correcto de lo legal a veces es tan fino que las empresas no son conscientes del todo cuando lo sobrepasan. O si lo saben, en ocasiones lo disimulan para que todo parezca un mero accidente. Ante esas interpretaciones se encuentra Apple en Taiwan donde le caerá una sanción por presuntas irregularidades a nivel precios.

Siempre se ha sabido que Apple es un cliente un tanto especial. Las condiciones para la distribución de sus terminales por parte de los operadores suelen estar muy sujetos a los caprichos de la compañía de la manzana. Más si cabe cuando tiene contratos en exclusiva o similar. Por eso, lo que ha sucedido en Taiwan sorprende, pero solo hasta cierto punto. Aunque pongamos al lector al tanto.

Lo que ha sucedido es que Apple será multada con 665.000 dólares de multa por obligar a fijar un precio de venta sobre los iPhone a los tres grande operadores de Taiwan cuando se hacían contratos de telefonía. Lógicamente este tipo de prácticas en Taiwan, como en otros muchos países, están prohibidas. De ahí la sanción, ante la presunta obligatoriedad a la que forzaba Apple a los operadores a poner el precio que ellos mismos fijasen.

Apple

La fuerza de Apple

Como una correa para perros extensible. Así es como Apple parece que trataba a estos operadores que les dejaba sin ningún margen de maniobra a la hora de fijar los precios. Así pues, según la legalidad vigente en el país asiático, las compañías y fabricantes no pueden tener ningún control sobre la fijación de precios en el producto final, de ahí que la sanción se vaya a ejecutar con toda rotundidad.

No obstante, el proceso parece que no se detendrá aquí, porque en los correos que están siendo utilizados para la investigación, supuestamente todo esto no habría sido así, ya que las compañías prestadoras de servicios habrían “enviado sus tarifas a Apple para ser aprobadas o confirmadas antes de que los productos llegaran al mercado”, evitando una competencia dinámica en perjuicio de los consumidores. Por lo que todo queda un tanto en el aire y finalmente no se sabe muy bien quién lleva la razón. Y con toda seguridad, Apple recurrirá ante los tribunales esta sanción.

Con todo ello, en Europa también están en preaviso, y las autoridades competentes vigilan para que no se produzcan este tipo de prácticas en el conjunto de la Unión Europea y los usuarios finales puedan estar confiados de que no hay pactos de precios ni nada similar.

Fuente: WSJ

Escrito por Raúl Masa