El Normandy de Nokia cada vez más cerca de ser Android

El Normandy de Nokia cada vez más cerca de ser Android

Raúl Masa

Desde hace un tiempo venimos avisando de que la batalla en el sector de la tecnología móvil empieza a tener dos frentes con amplio poder. Por un lado, el lógico, el de los fabricantes, pero por otro, el de los sistemas operativos, donde poco a poco van influyendo de forma decisiva en las opciones de compra, donde vemos como Android cada vez es más determinante.

Pese a que solo es un mercado en un mundo globalizado, si atendemos a las últimas compras de dispositivos en el pasado mes de octubre según el panel de Kantar, el 90% de los terminales vendidos eran Android. Esto explica ciertos movimientos que se están dando, y, sobre todo, que se empezarán a dar a partir de ahora. Así, hemos conocido que ese misterioso móvil de Nokia que llevaría el nombre de Normandy podría utilizar el OS de Android.

Toda una sorpresa que Nokia abandonase Windows Phone, aunque las exigencias del mercado son las que son, y tampoco sería de extrañar este paso. Según uno de los filtradores oficiales en este tipo de asuntos, @evleaks, la empresa finlandesa que bajo el nombre de Normandy, de forma provisional parece ser, se caracteriza por la ausencia de botones físicos, empleando en su lugar botones capacitivos y sería un móvil destinado a países en vías de desarrollo que pasaría a englobarse dentro de la gama Asha.

Android

Android el deseado

Los motivos no están muy claros, pero que Android ejerce una especie de magnetismo sobre los usuarios es una realidad. Sobre su calidad se puede plantear un debate a parte en el campo de las ideas y las opiniones, pero la realidad es esta. De este modo, una de las cosas que sorprende es que ciertos medios especializados, como es el caso de The Verge, ya fijan la fecha de salida para el año próximo, aunque de momento no hay nada cerrado, ni filtraciones que lleven a pensar en ello.

De momento no se sabe mucho más, solo que sería un teléfono inteligente de acceso a la gama, equivalente a los Asha, pero con unas posibilidades en su ecosistema mucho mejores que las que han conseguido con la plataforma Series 40.

En toda esta historia no hay que olvidar la histórica compra por parte de Microsoft, los problemas de ventas de Nokia, la pujanza de Android frente a todos los demás, la entrada en el mercado de Google con terminales cada vez más baratos… En definitiva, una serie de condicionantes que hace que las marcas den muchas vueltas antes de lanzarse definitivamente a por la presa.