Android 4.4 KitKat flaquea, no todo está tan bien optimizado

Android 4.4 KitKat flaquea, no todo está tan bien optimizado

Carlos González Villamil

La última versión del sistema operativo de Google, Android 4.4 KitKat, ha llegado recientemente, pero aún no está disponible en todos los dispositivos que hacen uso del mismo, ni llegará siquiera a gran parte de ellos. Desde que sabemos de la existencia de esta última versión, es decir, desde que fuera presentado, se ha estado hablando constantemente de la optimización que Google ha llevado a cabo. Sin embargo, el estudio que presentamos a continuación demuestra que, en algunos aspecto, Jelly Bean funciona mejor.

Los fabricantes se empeñará, y Google especialmente, en que la última versión del sistema operativo Android sólo acerca beneficios a los usuarios. Sin embargo, no todo es bueno en esta actualización. Ya hemos visto cómo algunos aspectos importantes para los usuarios como, por ejemplo, la reproducción de contenido Flash, no están disponibles en Android 4.4 KitKat. Además, en cuanto a los cambios de interfaz, también la actualización a esta versión del sistema operativo ha supuesto la pérdida de los iconos animados que nos servían para conocer el estado de la conexión de datos.

Android 4.4 KitKat queda por detrás en reproducción de vídeo en segundo plano

Un estudio que llega desde OptoFidelity, demuestra que la última actualización del sistema operativo de Google, Android 4.4 KitKat, ofrece un rendimiento menor al de Android 4.3 Jelly Bean cuando hablamos de reproducción de vídeo en segundo plano. Y es curioso, sin lugar a dudas, puesto que esta últma versión ha sido desarrollada sobre un Nexus 4 limitado en potencia.

Una prueba muy «técnica», ¿nos afecta realmente a los usuarios?

Como podréis ver a continuación en el vídeo con el que acompañamos esta publicación, los chicos de OptoFidelity se esfuerzan en que este tipo de pruebas sean lo más precisas posibles. De hecho, podríamos considerar que se trata de una prueba «muy técnica», ¿demasiado? Es decir, ¿realmente nos afecta esta variación de rendimiento a los usuarios? Cuando se llevan a cabo este tipo de pruebas, lo que se busca es ofrecer datos precisos y que nos acerquen a la realidad de la propia actualización, fuera del marketing que hace Google con su nueva versión del sistema. Ahora bien, esta ligera variación del rendimiento podemos notarla en dispositivos que ofrezcan una potencia algo «limitada», aquellos que estén algo más anticuados, pero sí es cierto que en los dispositivos de última generación no notaremos, en absoluto, una pérdida de rendimiento con respecto a Android 4.3 Jelly Bean.

Fuente: GSM Arena