Apple consigue que se prohíba la venta de algunos dispositivos de Samsung en EEUU

Apple

Fue una de las noticias más sonadas de hace unos días, cuando nos enteramos que la administración Obama se metía de lleno en el pleito entre Apple y Samsung, vetando la prohibición que la ITC (International Trade Commission) debía dictar de importar y vender en EE.UU. ciertos modelos de iPhone e iPad.

Ese revés vino a significar que algunos de los productos que todavía Apple tenía a la venta, como el iPhone 4 y el iPad 2, podían seguir vendiéndose sin problemas a pesar de que Samsung había ganado sus pleitos sobre patentes. Este balón de oxígeno, por suerte para los coreanos, tiene fecha de caducidad porque la interferencia de la administración Obama sólo podrá mantenerse durante 60 días. A partir de ese momento la ITC podría dictar el veto a la venta de los productos Apple al ser consideradas las patentes que ha infringido como ‘no esenciales‘.

APPLE-SAMSUNG-GALAXY-2

Pues bien, ayer mismo y tras este capítulo, la ITC dictaba una nueva resolución sobre varias patentes que en este caso sí, fue Apple la que ganó a Samsung: una por la forma de movernos por la pantalla (el sistema operativo) a través de gestos y la otra por la toma de auriculares, amén de otras seis infracciones de menor importancia. Así, los dispositivos de Samsung afectados por esta resolución son los Galaxy S 4G, Fascinate, Captivate, Galaxy Tab y Galaxy Tab 10.1.

No se trata de la primera línea de fuego de la compañía Coreana, pero sin duda es algo que bien podría extenderse a otros modelos más modernos como el mismísimo Galaxy S4 si Samsung no pone medidas alternativas, claras y efectivas, para convencer a las autoridades americanas de que quiere solucionar los problemas de patentes con Apple.

Apple, como era de esperar, se encuentra encantada de esta resolución dictada por la ITC ya que están convencidos de que Samsung le está copiando descaradamente muchas de las características fundamentales de sus dispositivos móviles. De ahí que en la declaración que ha hecho pública, los de Cupertino crean que “la protección a la innovación es la razón de ser del sistema de patentes [norteamericano]“.

Escrito por Iván Martín