Los Sony Xperia logran que los beneficios de la compañía asciendan a 330 millones

Sony

Después de años en declive parece que Sony empieza a recuperar la senda del éxito. Y es que tras cuatro años declarando pérdidas, el ejercicio de 2012 ha revertido la situación con 330 millones de euros en beneficios netos. Una parte importante de esa mejora se corresponde con el éxito de su nueva generación de smartphones Sony Xperia, después de la escisión de su división de móviles con Ericsson.

Aunque los resultados económicos de Sony son complejos, que dependen directamente de sus divisiones en el negocio de la electrónica, entre otras, y en los que también han influido la venta de propiedades y las medidas de ajuste del gobierno de Japón contra la deflación, podemos extraer que Sony Mobile ha aportado una fuerte inyección económica a la compañía. La venta de smartphones Sony Xperia ha ayudado de forma notable al reflote de la multinacional, en números rojos hasta el año pasado.

El último año fiscal de Sony, que finalizaba el pasado mes de marzo, ha supuesto un punto de inflexión para la compañía. Tras cuatro años registrando pérdidas y con una de sus divisiones más potentes, las TV LCD, sin levantar cabeza durante nueve, Sony ha conseguido sanear su negocio de electrónica. Gran parte de culpa en estos resultados se debe al cambio propinado a su división Sony Mobile. La compra del 50% de las acciones a Ericsson ha supuesto la transformación de la compañía ya que los nuevos modelos lanzados en 2012, los primeros Sony Xperia, han logrado los objetivos con creces. La inyección de los ingresos procedentes de la venta de modelos como el Sony Xperia S, Xperia P o Xperia U ha sido clave para que la compañía haya declarado 330 millones de euros en beneficios.Sony Xperia Z en morado

Si el año pasado ha sido especialmente fructífero en la sección de smartphones, las previsiones para este año son aún más positivas. Se espera que hasta marzo de 2014 la firma venta un total de 42 millones de smartphones Sony Xperia. La cifra supone duplicar las ventas y obtener unas ganancias operativas de 1.770 millones de euros. No parece complicado cumplir el objetivo puesto que modelos como el Sony Xperia Z ha logrado incluso superar las expectativas. El mes pasado se registraban ventas de hasta cinco millones de unidades en poco más de dos meses desde que se pusiera a la venta el pasado mes de enero. Además, el fabricante nipón espera lanzar próximamente modelos mucho más competitivos como el Sony Xperia Hinomi, capaz de hacer frente a la gama premium de la competencia.

Escrito por Víctor Rodríguez