El Nexus 5 plantea en Google un debate sobre su precio

El Nexus 5 plantea en Google un debate sobre su precio

R. Arranz

Google se encuentra en una situación muy particular cuando se trata de hablar de la comercialización de su futuro dispositivo, Nexus 5. Tras el éxito comercial, aunque no de fabricación y distribución de su Nexus 4, ahora llega el momento de plantearse si se decantará por lanzar su próximo modelo a un precio económico o si decidirá ganar dinero con el Nexus 5 y por tanto, elevar su valor hasta los niveles de terminales de la competencia.

Antes de empezar a hablar de las opciones del Nexus 5, tenemos que prestar atención al antecedente más cercano, el Nexus 4. Este equipo de grandes prestaciones, triunfó sencillamente por su precio en el mercado libre –más bien a través de la Google Play–. Su único problema fue la falta de stock.

El Nexus 5, o Motorola X Phone, o Nexus X, será el modelo que recogerá la estela dejada por el Nexus 4. Ahora bien, ¿cuál será la estrategia de Google con respecto al precio del nuevo terminal? Sus opciones son dos. Por un lado, lanzar un terminal inteligente de grandes prestaciones a un precio inmejorable, es decir, sin sacarle rentabilidad comercial –y esperemos que sin los problemas de suministro sufridos por el Nexus 4–. Por otro lado, decantarse por un precio sobre los 600 euros, en línea con las actuales ofertas de terminales de gama alta.

No es una decisión baladí

El Nexus 4 ha sido, como dicen nuestros compañeros de Android Ayuda, un terminal único por prestaciones y precio. Ahora la cuestión es saber si Google va a repetir la misma estrategia que podría influir, y mucho, en el mercado de la movilidad. Evidentemente, ninguna compañía de la competencia quiere que Google lance su Nexus 5, con prestaciones tope de gama, a precio del segmento económico, y la que menos, Samsung. Ahora bien, Google puede permitirse este lujo, primero, porque sus principales ganancias no llegan de la venta de dispositivos móviles, y segundo, porque ya tiene su propia compañía para fabricar terminales y no depender de nadie, Motorola Mobility.

Motorola X

Desde el punto de vista del usuario final, este tipo de lucha nos encanta ya que la estrategia de “buen terminal a buen precio” permite el acceso a equipos de gama alta sin tener que desembolsar 600 euros (casi 100.000 de las antiguas pesetas). Además, la llegada de un smartphone como el Nexus 5 (con todos sus condicionantes) plantearía una nueva situación de mercado con relación a los dos grandes: Samsung y Apple. Por un lado, Samsung es el dominador actual y la llegada del Nexus 5 a un precio de terminal de gama baja, supondría buscarse su enemistad –y de paso, robarle cuota de mercado–. Por otro, aún tenemos que ver cómo se desenvuelve el nuevo iPhone de Apple y el daño que le puede hacer a Samsung cuando comience su comercialización. En ese momento, Google, como fabricante, podría aprovechar para afianzar su posición en el mercado de la movilidad y ser aún más grande de lo que ya es. La verdad, da un poco de miedo.