Del iPhone 5S podrían presentarse dos versiones con diferente tamaño de pantalla

A medida que se aproxima junio, mes en el que hipotéticamente veremos el nuevo iPhone 5S, aparecen nuevos pronósticos acerca de las características de la futura nueva generación de iPhone. El último pronóstico de los analistas indica que los de Cupertino podrían lanzar dos versiones de su iPhone 5S diferenciadas por el tamaño de la pantalla.

Los que ansían el lanzamiento de un iPhone con pantalla de mayores dimensiones a las ofrecidas por el actual iPhone 5 podrían estar de enhorabuena con la presentación del iPhone 5S. Según los estudios de firmas analistas como Topeka Capital Markets, Apple estaría estudiando la posibilidad de lanzar su próxima generación de teléfonos en varios formatos.Evolución del iPhone

La demanda de «phablets», al alza

La evolución del mercado de smartphones, en el que cada vez destacan más los modelos con display por encima de las cuatro pulgadas, podría acabar con la filosofía de Steve Jobs. Éste indicaba hace unos años que las 3.5 pulgadas del primer iPhone era el tamaño idóneo para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Sin embargo, la tendencia de otras marcas al fabricar modelos con paneles táctiles incluso superiores a las cinco pulgadas ha motivado un movimiento muy importante en el mercado. Y es que no son pocos los que declinan comprar un iPhone por el tamaño de la pantalla puesto que tareas como navegación web o reproducción de vídeos, muy habitual en los smartphones, se hacen más placenteras en una superficie de mayores dimensiones.

Dos versiones para complacer a todos

Por este motivo, si nos basamos en las palabras de los analistas, Apple propondrá varias versiones para su próximo iPhone 5S. De este modo, podrían mantener un display como el del iPhone 5 para satisfacer a los que prefieren el formato actual, pero sin dejar de lado a la creciente masa de usuarios que prefieren una pantalla superior. De hecho, desde hace meses se especula con la posibilidad de que la firma californiana dé el paso definitivo con la presentación de un iPhone con pantalla de 4.8 pulgadas. Otro tema será la resolución, que habría que considerar para que fuera compatible con las actuales aplicaciones o, en su defecto, fuesen fácilmente actualizables para adaptarlas a las nuevas características del modelo.