El Sony Xperia Z sobrevive al ácido sulfúrico

El Sony Xperia Z sobrevive al ácido sulfúrico

R. Arranz

Cuando Sony presentó su Xperia Z, además de todas las prestaciones de gama alta como dispositivo de comunicación, destaca una cualidad: estar certificado (IP57) para resistir la entrada de polvo y la inmersión en agua. De hecho, hemos visto muchos test bajo el amparo de esta normativa y de todas ellas ha salido indemne. Para dar continuidad a esos resultado y aprovechando el  April Fools Day, algo así como los Santos Inocentes, alguien ha hecho un simpático vídeo. 

No sin cierto temblor en las manos, el protagonista de este simpático vídeo incorpora, supuestamente, una pequeña cantidad de ácido sulfúrico en un recipiente con agua para después sumergir parte del Sony Xperia Z. Tras unos 8 segundos en contacto con esta mezcla, el terminal funciona perfectamente. Desde luego que todo es posible cuando se trata del  April Fools Day

La prueba realizada por Stuff TV consiste en añadir una mínima cantidad de ácido sulfúrico al agua de un recipiente en el que luego será introducido parte del Sony Xperia Z. Antes de que esto ocurra, el probador dispone de un vaso con alta concentración de este mismo ácido en el que mete una cuchara. Tras unos 25 segundo de inmersión y pasando la mencionada cuchara al recipiente con agua, podemos ver cómo ésta prácticamente se deshace. Bien, pues en esta mezcla es donde después se va a introducir el Sony Xperia Z, el cual, por cierto, sobrevive como claro efecto del April Fools Day.

IP57

Dejando al un lado la bromas si es una realidad que, además de sus cualidades de hardware y software, que no son pocas, el Sony Xperia Z nació con una prestación que le hace diferente al resto de la competencia –al menos de la mayoría–, implementar la certificación IP57. Las dos primeras letras hacen referencia al índice de protección del terminal frente a la entrada de polvo y agua. El primer número nos indica que si entra polvo, la cantidad no debe interferir en el correcto funcionamiento del equipo. El segundo número deja claro que no debe entrar agua, es más, el dispositivo soporta la inmersión completa a un metro durante 30 minutos. Con esta premisa, no es extraño que hayamos visto gran cantidad de pruebas, empezando por las que ha realizado la propia Sony.