Los trabajadores del iPhone 5 van a la huelga

Escrito por Iván Martín
Apple

Los trabajadores de Foxconn encargados de fabricar los componentes del teléfono del iPhone 5 están de huelga. No quieren que se apliquen mayores controles de calidad en su línea de producción ya que no han sido formados para ello y, además, se quejan por que a varios trabajadores les han cancelado las vacaciones para aumentar la capacidad productiva de las líneas.

La fabricación del iPhone 5 no se libra de los problemas. Es como un leve sino que persigue a los modelos de Apple, quien desde hace varias generaciones tienes siempre roces o problemas con los trabajadores de sus factorías. Según China Labor Watch el día 5 de octubre a las 13:00 hora de Beijín se produjo una huelga en la fábrica de Zhengzhou de Foxconn en la que ya participaron casi cuatro mil trabajadores.

En este acto, además de exigir el cumplimiento de los periodos de vacaciones correspondientes de los trabajadores, estos también han pedido que los nuevos controles de calidad de la producción de los nuevos teléfonos de Apple no se realicen, ya que no han recibido la pertinente formación y, por lo tanto, creen que no pueden llegar a los niveles exigidos. Según la fuente de la noticia, ha habido líneas de producción que no han dado los niveles de calidad requeridos por la compañía de Cupertino, lo que se ha traducido en una mayor presión para los trabajadores de las mismas.

Tal es el grado de tensión que se vive actualmente en la fábrica, que según indican las mismas fuentes se han producido pequeños altercados dentro de estas, con algunos daños en las líneas de producción. La compañía todavía no ha escuchado las demandas de los trabajadores y, estos, finalmente han ido a la huelga y han anunciado que tienen previsto repetir los paros sin en Foxconn no hacen caso a sus demandas.

Intento de mejorar la calidad de iPhone 5

La elevación de los estándares de calidad es una petición de Apple a Foxconn para corregir algunos fallos que se han encontrado en los nuevos iPhone 5, como son los arañazos que se producen en el aluminio anodizado y otros relacionados con la propia carcasa. Estos nuevos estándares de calidad han tenido un efecto negativo en los trabajadores, que al no recibir la formación pertinente y, por lo tanto, no conocen muy bien como llevar a cabo los nuevos procesos.

Esto puede repercutir directamente en la distribución de iPhone 5 y aumentar el tiempo de espera en su recepción, que ya está estimado en 3 o 4 semanas. Eso sí, es una muy buena señal por parte de Apple el intentar que los problemas detectados no se produzcan… pero debería tener muy claro que lo que pide se puede hacer en las fábricas que utiliza para producir.