Sony vende 7,4 millones de teléfonos Xperia, siendo Xperia S el mejor de todos

Escrito por Iván Martín
Sony

Hacer bien las cosas suele dar, antes o después, el resultado esperado. Y, esto es justo lo que parece que le ha ocurrido a Sony. Después de tener un par de años complicados, el segundo trimestre no ha podido ser mejor. Sony vuelve a los buenos resultados, y lo hace gracias a su gama de teléfonos Xperia y más concretamente al modelo S.

Las restructuraciones mundiales desde que cambiaron de presidente lastaron las cuentas de Sony, pero parece ser que era el camino correcto. Como el adecuado es el emprendido con la gama Xperia, que es la gran culpable de que los resultados de los ingresos de explotación crezcan un 14% (siendo los obtenidos en el primer trimestre de sólo 79 millones de dólares, todo sea dicho). El caso es que Sony vuelve a la senda del crecimiento, algo que resulta perfecto para los usuarios que, a mayor número de competidores, más opciones existen y la competencia mejora.

Estos datos son los que obtendrá Sony Mobile, que se enmarca en Mobile Products y Communications (MP&C), y parece ser que el gran “culpable” de la evidente mejora de Sony son las excelentes ventas de los teléfono Xperia S y Xperia acro HD (este no se encuentra disponible en España). Nada más y nada menos que 7,4 millones de unidades de Xperia ha vendido la firma, de los que mucho son unidades del Xperia S que como comentamos se ha revelado como un súper ventas por todo lo alto. Todo ello les permite apostar por un total de 34 millones para finales de año, otra cifra de gran calado. Además la división de móviles ha ingresado más de 3.600 millones de euros, lo que supone un 132% más que en el mismo periodo del año anterior.

Eso sí, las ventas de equipos portátiles, no se han comportado igual de bien y, debido a la rebaja de precios que ha sufrido el mercado, a la que se y ha tenido que sumar Sony, ha dado como resultado que los ingresos descendieran. Por ahora, no se conoce con exactitud como afectará esto a los resultados globales de la división. En definitiva, Sony ha demostrado que sabe trabajar bajo presión, y comienza a levantar de nuevo el vuelo. Ojo con la compañía japonesa, que cuando tiene impulso, es un rival temible.