Samsung Galaxy S3, prueba y análisis real (II)

Samsung

En esta segunda entrega de la prueba realizada al Samsung Galaxy S3 analizamos los detalles relativos a la batería, así como las prestaciones de la cámara digital y las prestaciones más avanzadas de su sistema operativo.

Si quitamos la mencionada tapa nos encontramos con la batería, de 2100 mAh, un 25% más grande que un S2, así como la ranura para la microSIM y para la tarjeta de memoria. El asunto de la batería intercambiable nos parece un acierto, antes o después y más con el ritmo de recargas que llevan los equipos con pantallas táctiles, la batería puede perder eficacia y siempre está bien el poder adquirir una nueva en perfectas condiciones. De su autonomía hemos publicado mucha información, sin ir más lejos ayer mismo dimos una noticia en la que el S3 ganaba por goleada al One X. En ella se recogía, por ejemplo, que podía estar hasta 10 horas reproduciendo vídeo. La firma maneja un valor cuando menos interesante y es que con el brillo a tope puede estar 8,1 horas en modo vídeo. No podemos constatar nada, pero los si los tiempos que da GSMArena son correctos (43 horas de tiempo de espera, 10.20 de conversación, 5.17 de navegación, 10 de vídeo) estaremos ante un equipo que de verdad podrá acompañarnos más de un día a nuestro lado sin ver un cargador. No obstante, no echemos las campanas al vuelo y esperemos a tenerlo un tiempo en nuestras manos.

Nueva cámara

La cámara fue otro de los puntos donde nos detuvimos. Muchos usuarios apostaban por una mejora de la resolución, llegando a la frontera de los 12 megapíxeles, pero la firma coreana ha optado por mejorar las prestaciones y velocidad de disparo. En cierta manera es seguir un poco la estrategia del iPhone 4S muy volcado en una cuidadosa mejora de la cámara, más que en la búsqueda de la resolución como arma comercial. En el caso que nos ocupa hay varios detalles que nos parecen fundamentales. Por un lado la velocidad de retraso con respecto al pulsador de obturación que es prácticamente inexistente. En la presentación nos causó esa impresión, pero en esta prueba no solo os lo podemos confirmar, sino que desde Samsung nos dan el dato de un retardo máximo de 990 milisegundos en condiciones extremas o de poca luz. No obstante, de la cámara nos quedamos, sin duda, con la velocidad de disparo en modo repetición, 3.3 fotos por segundo, un ratio más que interesante para capturar imágenes de acción o movimiento. Ahí el procesador quad core tiene mucho qué decir para poder realizar este trabajo. Las fotos a objetos en movimiento son uno de los puntos débiles de los móviles. Primero por el ya comentado tema del retraso desde que apretamos físicamente el botón y segundo por la propia velocidad de disparo de la cámara, por ello creemos que el S3 ha dado un paso adelante en este tema. No podemos olvidar que algunas réflex que se venden en el mercado ofrecen similares niveles de velocidad de disparo.

hojas verdes

Pincha sobre la foto para verla a tamaño real

Siguiendo con el tema multimedia os hemos incluido un vídeo con la famosa prestación Pop up Play. Poco que decir salvo que mucho más allá de la practicidad que tiene, es para nosotros una clara demostración de poderío técnico. Conviene decir que es un inmejorable ejemplo del concepto multimedia. La verdad es que impresiona ver cómo mueves el vídeo por la pantalla con el dedo y el equipo es que ni se inmuta, parece que lo estás haciendo con un ordenador. Insistimos, más que su practicidad, es la típica prestación con la que deslumbrar a los conocidos.

Internamente

Si entramos en las prestaciones internas que pudimos probar, por ejemplo comprobamos como S Beam, funciona con NFC, pero puede dar paso a WiFi Direct si nos hace falta. Digamos que establece el diálogo entre los dispositivos por NFC pero a la hora de enviar la información recurre al WiFi que es mucho más veloz. Cuando probamos AllShare vimos que permite crear grupos de difusión con varios dispositivos a la vez, algo que no teníamos antes. En cuanto al tema de DropBox pudimos ver cómo con solo introducir nuestros datos personales en el equipo, se actualiza tu cuenta a 50 Gigas durante dos años, algo que no viene nada mal. S Voice era otra de las prestaciones que queríamos probar. El máximo rival de Siri no podía escapar a esta prueba. El funcionamiento es muy similar, con la gran ventaja de que éste funciona en español, algo que de manera incomprensible Apple no ofrece para nuestro mercado. Desde S Voice pudimos realizar llamadas, abrir Internet (algo clave), aplicaciones, acceder a contactos… El sistema no solo trabaja en residente, sino que para determinadas operaciones de lógica recurre en paralelo a un servidor de Internet. Es decir, el paso adelante en este aspecto con respecto al S2 es brutal y como ya pasó con Siri, pone cada día más cerca la idea de móvil biónico, en el que las manos son cada vez menos necesarias para manejarnos. Siguiendo con esta parte humana del terminal nos gustó mucho Direct call. ¿Qué es? Fácil. Imagina que estás leyendo un mensajes que te acaba de llegar de un contacto y quieres hacer una llamada de teléfono, solo con acercar el S3 a tu oreja empezará la llamada automáticamente. De igual manera si recibes una llamada perdida tiene una manera muy acertada de avisar. Estás por ejemplo lejos del terminal, por lo que no te enteras de esa comunicación a menos que mires la pantalla, pues cuando llegas y lo coges, vibra para avisarte de esa llamada perdida.

Además de nuestras impresiones os hemos incluido otro vídeo de un terminal que promete bastante. Esperemos que os guste.

Escrito por Miguel Ángel Muñoz