Android dispone de tus fotos personales sin consentimiento

Los teléfonos con sistema operativo Android podrían tener una importante brecha de seguridad confirmada por diversos expertos. Al parecer, la política de privacidad de Google permitiría a las aplicaciones autorizadas a enviar datos a un servidor externo, el poder disponer de nuestra galería de fotos personal e incluso enviarlas sin nuestro consentimiento.

Esta polémica ya comenzó con Apple y ahora se confirma que los usuarios de Android tienen el mismo problema. Hace un par de días se confirmó que algunos desarrolladores de aplicaciones para iOS podían hacer una copia de imágenes almacenadas en el dispositivo sin el consentimiento del usuario. Para ello la aplicación solo debía estar autorizada a compartir la ubicación.

Tras iOS es Android el que salta a la palestra

Estos graves problemas de seguridad y protección de la privacidad parecen tener su réplica en el sistema operativo de Google. Se ha revelado que por diseño, una aplicación del Market de Android que pueda enviar información a un servidor externo tampoco necesita permisos para copiar y enviar nuestras fotos sin ningún tipo de aviso o permiso de nuestra parte.

Este hecho tan grave ha sido confirmado por fuentes contrastadas. El jefe de tecnología de la empresa de seguridad informática Lookout, Kevin Mahaffey, ha confirmado que su empresa ha detectado este fallo de seguridad en varias aplicaciones del Market. Desde Google se confirma esta situación en declaraciones al New York Times, pero la respuesta fue poco más que un lacónico “estamos considerando el cambiar esta política”.

Fallo de seguridad o elección deliberada

También en declaraciones al New York Times, un empleado de Google que no quiso identificarse confirmó que este problema no se debía a un fallo grave de seguridad, sino a que el diseño de Android de por sí permite este tipo de acceso. Además, afirmó que para hacer más difícil este tipo de acceso indeseado, los usuarios deberían guardar sus fotos personales en tarjetas de memoria externas en lugar de la memoria interna del teléfono.

Sea como fuere, el problema de los smartphones y la privacidad parece no tener fin. La comunidad de expertos de seguridad en Internet ya ha puesto el grito en el cielo no solo por una invasión tan grave de la privacidad de los usuarios, sino porque la propia arquitectura de los sistemas operativos móviles facilite estas acciones de por sí en lugar de prevenirlas.