El Nokia Lumia 800 aguanta una velocidad de 6000 kilómetros por hora

Nokia

Las características especiales de algunos smartphones propician pruebas un tanto inverosímiles para poner a prueba sus propiedades. Tal es el caso del Nokia Lumia 800, el primer Nokia con Windows Phone que no solo destaca por su sistema operativo, sino por su peculiar carcasa de policarbonato.

En su presentación, Nokia puso especial énfasis a la información referente a la carcasa de su nuevo modelo Nokia Lumia 800. No solo destacaría por su diseño, de una sola pieza, sino por el material con el que está fabricada la carcasa. Según la compañía, habían recurrido a la más alta tecnología utilizada en la aeronáutica, donde el policarbonato se aplica como material ultrarresistente en la cubierta de las cabinas de los aviones de combate.

Una prueba muy curiosa

Dicho esto, ha faltado tiempo para que los chicos de NokNok.tv se hayan tomado al pie de la letra las notaciones de la finlandesa sobre la carcasa de su Nokia Lumia. Tanto es así que han querido poner a prueba la resistencia del teléfono bajo unas condiciones lo más parecidas posibles a las que tienen que soportar los caza. Esto se traduce en ondas de choque de alta presión al superar la barrera del sonido y temperaturas extremas por la fricción del aire sobre los materiales plásticos. ¿Y dónde podemos encontrar un ambiente tan extremo como el descrito?Nokia Luima 800 a 6000km/h

Velocidades hipersónicas para comprobar la resistencia

En el vídeo que os mostramos a continuación encontramos la respuesta. Los protagonistas han introducido el Nokia Lumia 800 en un túnel de viento para ensayos en el que el teléfono ha experimentado la fuerza del viento a Mach 5, cinco veces la velocidad del sonido, o lo que es lo mismo, velocidades hipersónicas. Si lo pudiésemos reconvertir a unidades más conocidas (Km/h), estaríamos hablando de unos 6.000 kilómetros por hora, aunque el dato es un tanto impreciso pues el número Mach varía respecto a las condiciones de la atmósfera con factores como la altura y la temperatura.

Tal y como podéis comprobar, el terminal salió victorioso de la prueba pues los precursores comentan que pudieron realizar llamadas telefónicas posteriormente. No obstante, sí que podemos apreciar ciertas deformaciones en la carcasa, más intensas en las aristas pues son las zonas menos aerodinámicas y más susceptibles a crear resistencia al paso del chorro de aire.

Escrito por Víctor Rodríguez