Samsung explica por qué no se actualizará Galaxy S y Galaxy Tab a Android 4.0

Samsung proporcionaba hace unos días el roadmap de actualizaciones de sus modelos a Android 4.0 Ice Cream Sandwich. La sorpresa fue mayúscula cuando los usuarios pudieron comprobar que el Samsung Galaxy S y Galaxy Tab no figuraban entre los modelos compatibles. Ahora tenemos la supuesta razón que ha llevado a la coreana a tomar esta decisión.

Desde poco después de la presentación del Galaxy Nexus y Android 4.0 Ice Cream Sandwich, los usuarios y fans de la marca empezaron a especular sobre qué modelos podrían actualizarse con el nuevo software de Google. Poco después Samsung rompía su silencio e incluía entre los terminales compatibles los Samsung Galaxy S2 y Galaxy Note. Es aquí cuando empezaron a surgir las dudas sobre si el Samsung Galaxy S tendría su merecida actualización. Pero el drama se empezaba a palpar cuando los coreanos hicieron pública la lista de modelos que actualizarían con Android 4.0. En dicha lista no había ni rastro del mencionado Galaxy S, pero tampoco de la primera tablet, la Galaxy Tab.

Ya se sabe que las comparaciones son odiosas…

El enfado de muchos usuarios fue a más cuando Google anunciaba Ice Cream Sandwich para su Nexus S. Teniendo en cuenta que a nivel de hardware son muy similares, los propietarios del primer Galaxy se encontraban con un mar de dudas. ¿Por qué un terminal sí y otro no habida cuenta de sus parejas características técnicas? Esa incógnita ya tiene respuesta, y además oficial.

El porqué

La firma ha indicado que el hardware del smartphone y la tableta de primera generación no es lo suficiente potente como para ofrecer una experiencia de usuario aceptable con Ice Cream Sandwich. La explicación más detallada es que la capa gráfica TouchWiz junto con el sistema operativo son demasiados pesados para la memoria RAM de los dispositivos.

Sin duda, un gran mazado para los millones de usuarios que aún mantienen estos dos gadget. A no ser que haya un arrepentimiento a última hora del fabricante, parece que los usuarios del Samsung Galaxy S y Galaxy Tab tendrán que recurrir a ROM personalizadas. Este tipo de firmware a buen seguro empezarán a abundar por la Red y conseguirán calzar Android 4.0 a los dos modelos sin aparentes problemas, como ya sucediese en anteriores ocasiones con teléfonos de otras marcas, como el HTC Desire.