La actualización del Nexus S a Ice Cream Sandwich se suspende

La actualización del Nexus S a Ice Cream Sandwich se suspende

R. Arranz

Hace tan solo unos días nos llegaba la noticia de que la actualización Android 4.0, Ice Cream Sandwich, para el Nexus S empezaba a operar en algunas partes del mundo. Ahora parece que se va retrasar para el resto de países porque los usuarios están informando de situaciones anormales en el smartphone.

Pues sí, hace unos días nos alegrábamos de que el Nexus S, con sistema operativo Android 2.3 Gingerbread y que ya tiene un año de vida en el mercado, estuviera empezando a recibir la actualización a Ice Cream Sandwich en algunas partes del mundo. Sin embargo, hoy la noticia ha sido la suspensión de dicha actualización debido a que algunos usuarios están informando de ciertas anormalidades en el terminal tras la implementación del software. Concretamente, las quejas hacen referencia a dos situaciones: descarga anormal de la batería y picos altos de uso de la CPU del terminal.

Ante esta situación, Google ha decidido suspender temporalmente la actualización para tratar de solucionar estos problemas. No está clara cuál es la causa de los mismos, pero la multinacional está trabajando en ellos, aunque es posible que las dos situaciones que hemos comentado –descarga anormal de la batería y picos de uso en la CPU– estén relacionadas. Es más, si alguno de nosotros ha recibido una notificación de que la actualización a Android 4.0 estaba disponible y hemos sido incapaces de implementarla en el terminal, no es un problema nuestro, es consecuencia de la situación que estamos comentando.

Y aprovechando que hablamos de este tema, también podemos mencionar algunas noticias que hemos leído sobre los problemas que están teniendo los usuarios del Nexus con la disminución de los tiempos de autonomía de la batería. Muchos creen que el problema viene de los controladores del procesador que tratan de mantener el sistema operativo “despierto” (esto no significa necesariamente que la pantalla tenga que estar encendida) lo que provoca un consumo excesivo de la batería. De momento, la recomendación es quedarse con Gingerbread hasta que Google comunique de manera oficial que los problemas con la actualización a Android 4.0 se han resuelto.

Fuente