Apple prueba su iPhone 5 con dos procesadores

Apple prueba su iPhone 5 con dos procesadores

R. Arranz

Apple tiene claro que su nueva generación de terminales inteligentes, iPhone 5, debe de llevar un procesador cuya potencia y rendimiento sean superiores a los dispositivos Android. Según este pensamiento y lo que ha publicado Computerworld, Apple estaría testando dos modelos iPhone 5, uno con procesador de doble núcleo y otro cuádruple.

Aún estamos viviendo la era del procesador A5 en el iPhone 4S e iPad 2, y el A6 ya se entiende como una realidad para los próximos dispositivos Apple si quiere superar en potencia y rendimiento a los equipos con sistema operativo Android. Lo que sabemos hasta ahora de este nuevo procesador de cuatro núcleos, el A6, es que se espera que gracias a las técnicas de fabricación de 28 nm y a unos severos sistemas de control energético pueda consumir lo mismo que los actuales procesadores de doble núcleo. La autonomía un elemento clave en estos dispositivos y es lógico quiera obtener el mejor equilibrio entre potencia y duración de batería.

Además del corazón del nuevo iPhone 5, las otras armas con las que lucha Apple en el campo de batalla de las tecnologías móviles, son: su interfaz de usuario y la pantalla táctil. La idea de que Apple puede aumentar la pantalla de su próximo iPhone hasta las cuatro pulgadas (fabricada por Sharp) no es ilógica, como tampoco lo es que aumente la resolución de la misma hasta los 1.280 por 720 píxeles y la densidad hasta los 365 ppp.

Pero estos no son los únicos rumores que corren sobre el iPhone 5. También se ha hablado de: que implementará la tecnología LTE; que soportará NFC para realizar pagos a través del móvil; que su cámara tendrá una resolución de 8 megapíxeles; que llegará en otoño del año que viene; que se modificará el botón “home” inferior para aumentar el tamaño de la pantalla; e incluso, tendrá un diseño más curvado. Por tanto, aún sin confirmar sus prestaciones, Apple va a ser capaz de aprovechar al máximo su interfaz de usuario mediante la introducción de modelos iPhone más rápidos. Y no solo eso, sino que el software y el procesador de cuatro núcleos han sido diseñados para complementarse perfectamente entre sí, no como parche de un sistema operativo anterior. Y ¿en qué situación deja esto a Android? Pues que mientras el sistema operativo de Google no se introduzca en dispositivos de fabricación propia (a través de Motorola Mobility probablemente), los dispositivos Android no podrán nunca conseguir esta ventaja de Apple en su iPhone. Como el manejo del smartphone se realiza a través de la interfaz, esta es la que mejor representa la experiencia del usuario, por eso Apple está invirtiendo tanto esfuerzo en conseguir una UI fácil, dinámica, inteligente y rápida.

Fuente