Nokia Lumia 800, prueba y análisis a fondo (II)

Nokia Lumia 800, prueba y análisis a fondo (II)

Redacción

Abordamos la segunda entrega de la prueba del Nokia Lumia 800. Un modelo del que en esta segunda parte de la prueba analizaremos los detalles sobre su sistema mensajería, servicios de mapas, música, aplicaciones y demás.

La descripción del terminal es necesaria, pero desde luego, lo que supone el mayor atractivo de este móvil (y de cualquier Smartphone en general) es el uso que se le dé, y el partido que se le pueda sacar. En este sentido, Nokia Lumia 800 trae bastantes novedades. En parte son del ecosistema de Windows Phone y su identidad como sistema operativo, pero siendo realistas, para muchos usuarios Nokia Lumia 800 será el primer producto Windows Phone con el que entren en contacto.

La teoría habla del carácter infográfico de este sistema operativo frente al iconográfico de otras propuestas móviles. La práctica muestra una puesta en escena de las aplicaciones muy diferente a la que nos tienen acostumbrados otros sistemas como iPhone, Blackberry o Android. El combustible de este terminal es ciertamente la información. Y más concretamente la que proporcionen tus contactos, tus aplicaciones o tus tareas cotidianas. No quiere esto decir que la información no sea relevante en otros sistemas operativos, ni mucho menos. Pero en los Windows Phone, y en el Lumia 800, es mucho más evidente.

Tu identidad digital

Cuando se saca el teléfono de la caja y se enciende por primera vez, tendrás que seguir los pasos del asistente de configuración inicial. Prepárate para invertir un buen rato configurando tus cuentas de redes sociales, mensajería y correo, porque sólo de este modo conseguirás “dar vida” al terminal. Recuerda que la pantalla principal de este Windows Phone es esencialmente igual que la de cualquier otro Windows Phone. No hay temas, y como mucho puedes cambiar el color de los iconos. Lo que diferenciará tu teléfono de otro será lo que muestren los iconos activos. Tus contactos, tus fotos, tu calendario, el número de correos entrantes, o los de tus contactos. Todo lo que configures en el inicio será lo que conforme el hilo conductor del Lumia durante el día a día. Desde tu identificador de Hotmail que será la que defina realmente el terminal como tuyo, hasta las diferentes cuentas de Gmail, Nokia Mail, POP, Exchange, Office 365, Linkedin, Twitter o Facebook.

lumiacuentas

El tiempo que se necesita para completar esta transferencia de tu identidad digital hacia el terminal no es desdeñable, pero al final del proceso será perfectamente claro que ese terminal es tuyo y solo tuyo. Desde los contactos hasta las imágenes o el calendario mostrarán elementos relativos a tu identidad digital o social. Si eres usuario de Xbox Live, también tendrás integrada la información sobre tu identidad lúdica en el Hub correspondiente. La magia de este proceso inicial es que no tienes aplicaciones para Twitter, Facebook o Linkedin. El propio sistema integra las notificaciones y la posibilidad de compartir contenidos. El inconveniente de esta integración es la amalgama de información proveniente de todas las fuentes que acabas teniendo. No es una mala idea, pero es un cambio muy radical frente al acceso clásico.

lumianovedades

Si te vas a las imágenes, ocurre otro tanto de lo mismo. Tienes mezcladas tanto las de Skydrive como las de Facebook, la cámara o las que guardes en el dispositivo. En Android puedes encontrar una organización similar en algunos casos, pero en Windows Phone es la forma habitual de organizar la información. Alrededor de tareas, actividades o “hubs” que concentran todas las actividades relacionadas entre sí. Office tiene su propio hub, Imágenes, Contactos, Zune (y Nokia Música), Xbox Live, MarkePlace, así como el calendario. Lástima que no esté en manos de los usuarios crear hubs personalizados. A lo sumo puedes crear grupos de contactos y anclarlos a la pantalla principal.

Prácticamente cualquier elemento de información con el que trabajes a nivel de aplicaciones o de sistema se puede anclar a la pantalla principal en forma de icono activo: desde un contacto hasta una app, pasando por ubicaciones geolocalizadas. No todo se puede anclar (las imágenes, por ejemplo), pero sí una gran diversidad de elementos. Al final puede que tengas una pantalla de inicio enorme, lo cual puede ser un tanto molesto y sin que se puedan agrupar elementos (al menos de forma evidente).

lumialosetas

Más aplicaciones

Un punto mejorable de Windows Phone es el de las aplicaciones. Tan contraproducente es tener más de 500.000 apps en una tienda, como tener “sólo” 40.000. Ahora mismo Marketplace de Windows Phone está creciendo rápidamente en número de aplicaciones, además con políticas de precios más sensatas, con un porcentaje elevado de apps gratuitas. De todos modos, se necesitan más apps para que la plataforma esté consolidada. Sin ir más lejos, ya hay software para Twitter o Facebook específico para Windows Phone, de modo que se tienen alternativas clásicas para el acceso a las redes sociales, y no sólo mediante la integración en el sistema operativo.

De todos modos, las aplicaciones para Lumia 800 (y Windows Phone), son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver en otros terminales. En vez de intentar empaquetar el máximo de iconos y texto en cada pantalla, en Windows Phone las aplicaciones se diseñan de modo que tanto el texto como las imágenes e iconos se muestren de una forma limpia y clara. Preferiblemente con fuentes grandes sobre fondos blancos o negros. Para compensar la carencia de información en pantalla, se aprovecha la agilidad de la interfaz metro, basada en una estructura combinada de desplazamiento horizontal y vertical de las distintas pantallas donde se muestra el contenido de las aplicaciones.

Facebook es un ejemplo claro, así como Flickr o Foursquare. O la app de minube (www.minube.com) que se incluye con los terminales Lumia como apoyo a la parte de geolocalización social.  La forma de mostrar los contenidos en la pantalla son bastante diferentes a los que tendrías en iPhone, Android o Blackberry. Muy diferentes. Y son sólo ejemplos concretos. En general, el entorno de desarrollo de Windows Phone impone este tipo de estética y disposición de la interfaz.

lumia apps

En realidad no es un movimiento dado al azar. Windows 8 gira alrededor de la interfaz Metro también, con lo que no es difícil prever una convergencia clara entre Windows 8 para ordenadores convencionales, y un potencial Windows Phone 8, incluyendo un login único para ambos sistemas operativos, compartiendo recursos en la nube, servicios e incluso apps.

windows8metro

El resultado final es muy agradable para la vista, y una interfaz muy ágil donde se optimiza el flujo de información. Sin ir más lejos, usando la aplicación Nokia Musica, se puede ir al apartado de actuaciones, elegir un cocierto, ubicar la sala en el mapa, encontrar la ruta y llamar al local en cuestión de muy pocos instantes y dentro de un flujo de trabajo ágil y claro. Está cuidada hasta la forma de mostrar el mapa a medida que se va recibiendo la información de los mapas en tiempo real (aunque Nokia permite también descargar cartografías para uso offline).

No es perfecto, y faltan detalles por pulir aún, como la integración de los mapas dentro de la identidad digital de los usuarios. O la unificación de Zune y Nokia Música para evitar duplicidades. Pero la dirección es clara, y la orientación de un terminal como el Lumia 800 es la de hacer cosas y manejar información. La pantalla de inicio, sin ir más lejos, contiene tanto una imagen personalizada, como datos sobre eventos, los correos recibidos o el estado del reproductor de música.

lumiainicio

Multimedia avanzada

El apartado multimedia está muy logrado en el Lumia 800. No hay que olvidar que Windows Phone integra toda la parte de Zune, que en su día tuvo entidad propia como hardware y como plataforma multimedia en Microsoft. Y que además, Nokia apostó muy fuerte por la música en sus dispositivos móviles en los momentos en los cuales tenía una posición de liderazgo claro en movilidad. Nokia Música y Zune combinados, ofrecen una plataforma de disfrute de audio, vídeo y radio (muy buena, con tecnología RDS) completa y tan ágil como otros apartados de esta plataforma. La trascodificación del vídeo es una solución muy conveniente y más flexible en conjunto que la de Apple con iTunes. Es cierto que para manejar nuestros contenidos multimedia hay que pasar indefectiblemente por Zune, pero de un modo menos restrictivo que iTunes. No lee archivos MKV o m2ts, pero no corres el riesgo de borrar toda tu biblioteca multimedia al conectar el Lumia a ordenadores diferentes.

lumiamusicamimusica

Es necesario que Nokia y Microsoft integren sus recursos multimedia de un modo más consistente, pero la funcionalidad en el momento presente es muy buena, con una calidad del sonido elevada (si usas unos buenos auriculares) a nivel de hardware, y una interfaz muy visual y rápida.

Puedes sincronizar el Lumia mediante la red inalámbrica, aunque siempre y cuando lo tengas conectado al cargador de corriente. Una disposición extraña a primera vista, pero que funciona al fin y al cabo.

El problema con la integración de Nokia Musica y Zune es, por ejemplo, encontrarse con incongruencias como el descargarse la misma canción desde el enlace de Mix Radio y que la vuelva a cobrar si se compra desde la tienda MP3. O que la aplicación Nokia Música se quede colgada en la búsqueda por letra de las canciones en la colección del móvil. O que la misma canción cueste 1,29€ en Nokia Música y 0,99 en Zune. Es de esperar que estos incidentes se vayan resolviendo con urgencia. Por cierto, Zune ofrece un servicio de escucha de música sin límites por 9,99€ al mes o 99,90€ al año.

Office

Otro de los “hubs” integrados en Windows Phone es Office. Dentro de esta área de actividad está todo lo relacionado con la edición y creación de documentos ofimáticos Excel, Word, PowerPoint o las notas de OneNote. Particularmente útiles son estas últimas, con capacidad para aglutinar tanto texto como imágenes como notas de voz. Y con la sincronización automática con SkyDrive. Es posible usar el servicio Office 365, pero en las pruebas sólo conseguimos usar Office 365 en la parte de correo, pero no como ubicación para guardar o crear documentos.

lumiaoffice3

La interfaz es limpia, clara y legible, a costa de mostrar menos cantidad de texto por pantalla.  Y es consistente con la interfaz de redacción de emails. La ventaja es que el texto en los documentos se adapta automáticamente a la pantalla para mostrar párrafos enteros encajados en la cantidad de pantalla disponible. Es un formateo dinámico muy conveniente y que funciona bien.

Sin un teclado QWERTY es complicado escribir demasiado texto, pero cuando menos hay la posibilidad de trabajar con los documentos en el Lumia 800 en caso de necesidad. Y desde luego leerlos y anotarlos y compartirlos instantáneamente en movilidad.

Juegos

La integración con Xbox es otro de los argumentos de Lumia 800 y de Windows Phone. La identidad en el portal Xbox Live se mantiene tanto en la consola como en el móvil, extendiendo la experiencia lúdica entre plataformas hasta el punto de poder usar el móvil para prolongar las partidas más allá de la propia consola de videojuegos. E incluso usarlo como control remoto para manejar funciones en la Xbox. Con Lumia es posible llevarse encima el perfil lúdico y añadir a tu perfil Live los logros con los juegos en el móvil. No todos los usuarios de Lumia tendrán consola de videojuegos, pero si la tienes, es un argumento muy válido para pensar seriamente en este terminal. En algunos juegos, sólo podrás desbloquear logros o funcionalidades extra desde el móvil, como ocurre ya en Kinectimals. Una muestra más de sinergia dentro de una misma plataforma.

lumiaxbox

Calendario, tareas y MarketPlace

El repaso por el nuevo Lumia 800 de Nokia con Windows Phone 7.5 podría extenderse mucho más, pero de momento baste con acabar con el hub de calendario y tareas, con la gestión de todo lo relacionado con la ubicación temporal de citas y actividades. Sería bueno haber integrado la geolocalización en este apartado, para programar avisos al llegar a ciertas ubicaciones, pero faltan aún bastantes piezas en este punto. Bing Mapas no fue demasiado competitivo antes, y Nokia está empezando a integrar sus Mapas en la plataforma de Microsoft.

Marketplace es el lugar para buscar aplicaciones que complementen las que están integradas en el propio sistema. La buena noticia es que hay 40.000 aplicaciones ya, y que el ritmo al cual los desarrolladores programan, aumenta. La plataforma de desarrollo es bastante amigable, familiar para los que estén relacionados con el universo “developer” y las herramientas funcionan bien. El impulso de Windows 8 hace que el desarrollo de aplicaciones con la interfaz “Metro” se convierta en popular, sin olvidar el impulso de Nokia con este terminal que en cierto modo garantiza que Windows Phone tendrá un soporte físico asegurado más allá de LG o HTC que no dejan de ser partes interesadas pero no implicadas en el crecimiento de la plataforma.

Marketplace ya tiene entidad como tienda, y más aún si se le suma el apartado de compra de música y juegos. De nuevo, es necesario que se unifiquen las propuestas de Nokia y Microsoft, o acabaremos liándonos sin saber dónde hemos comprado una canción o desde dónde tiene un precio más interesante, por ejemplo.

lumiamarketplace3

¿Y la batería?

El procesador a 1,4 GHz de Qualcomm es contundente, pero no tanto como los doble núcleo de otros modelos actuales. Y además la gestión de la energía del sistema es bastante dictatorial y entra a funcionar pronto. El resultado es un terminal que permite aguantar unas 8 horas continuadas de tareas cotidianas como la lectura del correo, hacer fotos o escuchar música. Esto se traduce en un día de uso o día y medio. En cuanto entra a funcionar el ahorro de energía severo, lo bueno es que el sistema “alarga” el último 20% bastantes horas y te da la seguridad de que al menos llamadas podrás hacer y que el móvil no consumirá alocadamente el remanente de batería. Es una gestión progresiva bien pensada, aunque si fuerzas el uso de aplicaciones que “tiren” de GPU y CPU, no hay milagro que valga. En cualquier caso, es un terminal que a día de hoy supone un avance en el uso de la energía (1.430 mAh) comparado con los Android de gama alta, el iPhone o incluso los Blackberry con batería de 1.300 mAh.

lumiabateria

Conclusiones

Tras una exhaustivo periodo de prueba con este terminal de Nokia con sistema operativo Windows Phone 7.5 Mango, la sensación que queda es la de tener un terminal perfectamente competitivo con el grado justo de imperfecciones para no estar en desventaja frente a sus competidores. En un momento en el que los fabricantes de hardware y los desarrolladores de sistemas operativos hacen un uso moderado de los usuarios como beta testers, el Lumia 800 no peca en exceso de inacabado. La integración de las aplicaciones Nokia Conducir, Nokia Mapas es buena, casi ideal, Nokia Música es mejorable, pero además por sí solas ofrecen argumentos que justifican su presencia (mix radio, navegación y unos mapas funcionales, por ejemplo). La implementación de Windows Phone es correcta en un terminal que puede gustar más o menos, pero que está impecablemente acabado. Las carencias (NFC, cámara frontal, ranura microSD… ) son más imposición de Microsoft que deseo de Nokia (véase el N9, clon del Lumia 800 con todos esos elementos tecnológicos). USB Host o la salida HDMI con audio multicanal a las que nos tiene acostumbrados Nokia, es de esperar que se integren en el ecosistema de Zune pronto, pero en el Lumia 800 no están presentes.

La cámara está bien implementada, así como las características multimedia (suena muy bien y se ve muy bien), aunque la pantalla sería mejor que fuese AMOLED Plus para recuperar la matriz RGB y dejar de lado la Pentile RGBG.

En cuanto a aplicaciones, servicios y funcionalidad, Lumia 800 encaja mejor en usuarios con una identidad digital bien consolidada, o con un serio interés en movilizar su trabajo, contacto, redes sociales o acceso a Internet. Si no es tu caso, este terminal estará infrautilizado. Sin información ni actividad este móvil es como una planta sin agua. Se marchita. Por supuesto no somos quienes para decir qué tienes que buscar en un móvil, pero desde luego lucirá más si canalizas tu información hacia el terminal desde la nube.

Una mensajería unificada desde la perspectiva de aplicaciones no estaría de más. La centrada en actividades y personas es genial, pero a veces se busca meramente un buzón común para todas las cuentas de correo. Y la verdad, puede que esté en algún menú, pero no es evidente. Si se pudieran crear “hubs” por parte del usuario arrastrando losetas una encima de otra, será un gran avance. Ahora mismo no se puede.

De todos modos, en pocos meses podremos ver cómo implementa Microsoft la unificación entre Windows 8 y Windows Phone. Y ver cómo luce el Lumia con una más pulida gestión de nuestra información y nuestras actividades cotidianas.

No es un móvil perfecto, sobre todo en la parte del sistema operativo, pero permite un buen grado de interoperabilidad entre aplicaciones, integra nuestra identidad digital de un modo ágil y fluido en un mayor número de aplicaciones diseñadas específicamente para Windows Phone, nos conecta con nuestras redes sociales, es multimedia, tiene un componente “cloud” imponente (Skydrive, Office 365, Messenger, Hotmail, windowsphone.com, Marketplace, Zune) y está bien construido, aunque aún se necesita que Nokia pueda diferenciar sus terminales imprimiendo su particular sello innovador tanto en hardware como en los servicios OVI que se integren en Windows Live.

Blackberry sigue siendo mejor en mensajería e interoperabilidad de aplicaciones. Sin olvidar la infraestructura propia de gestión de las comunicaciones mediante BES y BIS. Apple tiene un ecosistema de apps más logrado, con el aliciente de iCloud, un diseño muy bueno  con una tecnología muy cuidada y probada. Android tiene un repertorio de servicios cloud espectacular, con Documentos, correo, unos mapas integrados, parte social con Google+, imágenes y fotos, mensajería, etcétera. La competencia es fuerte, pero Nokia tiene argumentos para estar ahí, con un terminal muy competitivo.