Windows Phone 7 : muy bueno pero IDC duda de su éxito

La consultora IDC ha atacado duramente a Microsoft, poniendo en duda su viabilidad comercial y advirtiendo que no llegará muy lejos sino se pone al lado de los desarrolladores. Afirmaciones algo severas teniendo en cuenta las buenas formas y prestaciones que ha mostrado WP7.

La salida al mercado de Windows Phone 7 ha marcado la actualidad de la última semana en cuanto a telefonía móvil se refiere. No solo la potencia de Microsoft sino el incondicional apoyo de firmas como Samsung, LG o HTC han dado una fuerza al nuevo sistema operativo que hace tener en él muchas esperanzas.

Palabras duras

Eso no impide que desde los Estados Unidos, los analistas, esos hombre especializados en adivinar el futuro, no tengan todas consigo a la hora de apostar por Windows Phone 7. A pesar como comentábamos que tanto el sistema como los soberbios terminales que se han presentado parecen tenerlo todo de cara. Al menos eso ha dicho Stephen Drake, uno de los vicepresidentes de IDC, una de las consultoras más prestigiosas del mundo. Según Drake los próximos meses serán críticos para la firma y 2011 no será desde luego un año fácil para Microsoft.

Lo desarrolladores tema clave

El especialista define la oportunidad de la firma como “una pequeña ventana de cara a los consumidores”. Además añade que la firma necesita, como era de esperar, además de buenos productos, red de distribución y demás, tener a los desarrolladores de su lado. La verdad es que son palabras poco alentadoras para un sistema operativo de gran factura y en el que la firma se quiere gastar la friolera de 500 millones de dólares en promocionarlo. Unas cifras que según los especialistas solo son comparables con los que la firma se gastó con el lanzamiento de Xbox.

Sesenta operadores

Por el momento sesenta de los más importantes operadores del mundo ya han confirmado el lanzamiento de WP7 de manera directa lo que poner al sistema muy en la línea comercial que Microsoft desea. Además, no nos cansaremos de decirlo, se trata de un antes y después para con el ya denostado Windows Mobile 6.5 que no era más que una leve evolución de lo que la firma ya esgrimía en las primeras versiones de Windows Mobile.