MeeGo, nueva versión más real para crear aplicaciones

Generales

Nokia sigue empujando MeeGo. Ahora llega una versión para los creadores de programas que permite realizar y probar aplicaciones de una manera más real para los futuros modelos con MeeGo. Un sistema operativo que tendrá a finales de año sus primeros terminales.

MeeGo, el sistema operativo más libre y abierto de Nokia e Intel tendrá una nueva versión para los desarrolladores, la 1.1, que permitirá empezar a trabajar de una manera seria en el tema de las aplicaciones. Desde el blog oficial del sistema se asegura que esta nueva versión es mucho más estable y permite atacar de una manera más firme la creación de nuevos programas para los móviles de Nokia que llevarán esta sistema operativo.

N900 con mejoras

Además, se ha comunicado que breve llegará una nueva versión de Maemo, el sistema operativo del Nokia N900, que permitirá al potente smartphone funcionar también con MeeGo. Recodemos que la pasada semana ya dimos una noticia relativa a este tema. Esta nueva dualidad del N900 permitirá también a los programadores ver cómo funcionan sus programas tanto en Maemo como en MeeGo. No obstante, no podremos perder de vista el evento que MeeGo celebrará en Dublín a mediados de Noviembre de este año, donde parece obvio que se puedan ver nuevos terminales, como es el caso del Nokia N9, uno de los nombres que más suenan para ser el primer móvil con sistema operativo MeeGo.

Apuesta de futuro

MeeGo, es el sistema operativo creado por Nokia e Intel a partir de sus sendos sistemas, Maemo y Moblin. La idea es convertirlo en sistema multiplataforma, mucho más allá de los móviles, pudiéndolo usar en ordenadores personales, tablets y hasta televisores. Presentado en febrero con motivo del Mobile World Congress se puede decir que ha sido muy bien recibido por el mundo de la telefonía móvil en general. Un sistema que a largo plazo pretende competir con Android y con Windows Phone 7 en cuanto a que se pueda instalar en móviles de cualquier fabricantes. Veremos si se logra ese ambicioso y complejo objetivo.

Escrito por Miguel Ángel Muñoz