Nokia y Android : los analistas siguen diciendo que sí

Nokia y Android es un matrimonio imposible que muchos se empeñan en unir. Los consultores y avispados analistas llevan dando guerra con este tema desde hace tiempo. Avivado por la llegada del americano Stephen Elop a la cúpula de Nokia.

La leyenda de Nokia y Android no para. No han valido la más que explicitáis declaraciones de Anssi sobre el tema. Parace ser que la llegada de Stephen Elop, hombre de software, parece ser que da alas a los consultores para seguir metiendo cizaña con el tema. Ahora ha sido Malik Kamal-Saadi de la firma Informa quien se ha vuelto a pronunciar sobre el tema, dando por hecho que es algo más que una posibilidad de futuro. Malik ha dicho que la, según él, baja innovación de Symbian puede llevar a Nokia a una presión por parte del mercado que le obligue a adoptar un sistema operativo alternativo como puede ser Android. La verdad es que un Nokia con Android sería un producto tremendamente potente, pero como alguien dijo una vez… ya no sería un Nokia.

Así está el tema

Conviene sabe que después del Nokia World la firma finlandesa ha dejado claro su estrategia en temas de sistemas operativos. Symbian 3 es la base de los smartphones, sistema operativo que dará paso a Symbian 4. A finales de 2011 veremos cómo es Symbian 4, un sistema del que la firma cada vez habla de una manera más abierta. En paralelo llegará MeeGo. Nacido a partir de la fusión con Intel, tiene un claro objetivo: atacar a la línea de flotación de Android. MeeGo se podrá usar en casi cualquier dispositivo que haya en el mercado, móviles, ordenadores, tablet, televisores y demás. Es por tanto la gran apuesta de la firma contra el poderoso Android. La otra gran baza es Series 40. Un sistema operativo dormido en los últimos años que ahora, con la llegada de los móviles táctiles de gama económica, retoma con fuerza. Además de poder descargar aplicaciones desde la tienda de la firma, se abre al mundo táctil y hará las veces de Series 60 en los modelos más económicos de la firma. Queda claro que al menos en los próximos tres años Android y Nokia serán algo así como un matrimonio imposible.