Obtiene 25.000 euros tras demandar a su escuela por fisgar en su móvil

Que te quiten el móvil y miren los contenidos almacenados en él tiene premio. Eso, al menos, debe pensar la joven estadounidense de 17 años que ha obtenido 25.000 euros como consecuencia de la demanda interpuesta a su colegio por mirar los contenidos de su móvil.

Todo comenzó un día de enero de 2009, fecha en la que la joven decidió llevarse su teléfono a clase. El profesor lo vio, se lo confiscó y lo entregó al director del centro. Hasta aquí nada fuera de lo normal. Lo extraño viene ahora. El docente decidió mirar el contenido del móvil, mensajes, correos electrónicos y fotos. En estas últimas descubrió fotos de la chica desnuda, lo cual puso en conocimiento de las autoridades pertinentes. Sin embargo, las imágenes no fueron enviadas a nadie. Simplemente fueron hechas para verlas más adelante ella y su novio como una forma de estimulación sexual.

Acción, reacción

El caso es que el centro estimó que tenía que sancionar, como así hizo, con tres días de suspensión a la alumna. Ante esta situación la joven decidió demandar a la escuela ubicada en Pensilvania y ahora un tribunal le ha dado la razón obligando al centro educativo a pagar 33.000 dólares, 25.000 euros. Este hecho es similar a otro registrado a principios de este año. De nuevo, un profesor de Irvine, Texas, decidió fisgonear en el dispositivo móvil confiscado a un alumno, en busca de pruebas que le incriminasen en la realización de diversos actos de vandalismo. En cualquiera de los casos, se pone de manifiesto el derecho a la intimidad de los propietarios de los teléfonos móviles, aunque éstos sean menores. Algo que la ley está protegiendo por encima de todo.

Fuente

Foto pjanvandaele

3 Comentarios