Apple comete el mayor error técnico de su historia con el diseño del iPhone 4

El iPhone 4 parece que no está diseñado para que sea usado por zurdos. Ya son bastantes los usuarios que se han dado cuenta que si se utiliza con la mano izquierda se tapa la esquina inferior izquierda de la carcasa donde están las antenas y esto afecta a la cobertura. Un usuario quiso hacérselo notar a Steve Jobs y recibió la escueta respuesta “Deja de sujetarlo de esa manera”. Una respuesta maleducada y fuera de tono.

Quizás sea por buscarle fallos al teléfono de Apple, pero cualquier detalle negativo sobre el nuevo iPhone 4 se convierte en el acto en asunto de estado. Tras las manchas amarillas de la pantalla ha llegado la queja de un grupo de usuarios, concretamente, los zurdos, que han visto como utilizando la mano izquierda para sostener el terminal, se tapaba el lugar donde se encuentran las antenas y se pierde notablemente la cobertura.

Apple y Jobs lo tienen claro: úsalo con la mano derecha
La primera respuesta de Apple, en palabras de Steve Jobs, al usuario que le envió un mensaje diciendo “a tu teléfono no le gusta mi mano” fue un categórico “deja de utilizarlo así”. Una repuesta fuera de tono y absolutamente inadecuada. Posteriormente, al ir cogiendo volumen el tema, desde la compañía se realizó un comunicado oficial en el que se comentaba que “sujetar cualquier teléfono móvil producirá una atenuación de la eficacia de la antena. Esto es un hecho para cada teléfono inalámbrico. Si alguien sufre esta consecuencia, debe evitar sujetarlo de forma que se cubran las dos líneas negras de la esquina inferior izquierda, o simplemente utilizar una de las muchas fundas disponibles”.

Un acierto de los diseñadores, pero un problema de ingeniería
Spencer Webb, directivo de Antenna Sys, que estuvo inmerso en los proyectos de creación de receptores cuatribanda para AT&T, afirma que casi todos los fabricantes colocan las antenas en la parte trasera de la carcasa. La razón es que esto permite alejar la radiación del terminal de la propia cabeza. “El iPhone 4, sin embargo, ha movido la antena desde la parte trasera del terminal a uno de sus lados. Esto, probablemente mejoró el patrón isotrópico de la radiación, pero sólo cuando el teléfono este suspendido mágicamente en el aire” concluía.

Para brillar en el laboratorio

Otro detalle interesante en esta polémica es cómo ha sido capaz de pasar los estrictos controles de la FCC y operadores. La respuesta es más simple de lo que parece. Todos ellos analizan los efectos sobre la cabeza, pero nunca tienen en cuenta la posición de la mano. Por lo tanto, mientras la antena de un terminal puede tener unos resultados excelentes en un test de laboratorio, en la vida real puede ocurrir algo muy diferente.

+ Fichas técnicas Apple
+ Foro Apple