Steve Jobs criticado por el presidente de Adobe por ser muy proteccionista

Steve Jobs no cede con Adobe y el eterno problema de la reproducción de Flash en los móviles. Su empecinamiento por no dar marcha atrás ha provocado que que su presidente se haya despachado a gusto con motivo del Mobile World Congress. Ha acusado a Jobs de excesivo proteccionismo y de desviar intencionadamente la atención.

Shantanu Narayen ha entrado por la puerta grande en el MWC y la verdad es que no es para menos, después del envite que le lanzó Steve Jobs hace unos días. El líder de Apple puso a caer de un burro a Adobe diciendo que son unos vagos. Su tecnología Flash, usada por el ochenta y cinco por ciento de las páginas web de todo el planeta es también responsable de la visualización de setenta y cinco por ciento de los vídeos de la Red. Ya en 2008 Jobs rechazó usar Adobe en el iPhone porque lo consideraba poco potente, aunque mostró intención en crear junto con Adobe una versión de Flash que sirviera tanto para ordenadores personales como para móviles.

Shantanu

Shantanu Narayen. Presidente y CEO de Adobe

Jobs lo quiere todo

En la feria Narayen ha dicho que “esa manera de plantear el negocio de Apple busca sobre todo mantener un bloqueo de la propiedad”. Es decir que Jobs quiere que todo lo que funciona en sus equipos esté controlado por él. Aunque Jobs tiene todas sus esperanzas puestas en HTML5 hay que recordar que Apple es el único de los veinte principales fabricantes de smartphones que no soportan Flash en sus móviles, lo cual es una realidad que supone una desventaja para los usuarios del iPhone. Shantanu Narayen piensa que “cuando HTML5 sea una realidad Flash ya tendrá una nueva y más avanzada versión”. HTML5 es el próximo lenguaje de programación de páginas web y se supone que podrá admitir la reproducción de vídeos sin necesidad de tecnologías propietarias como es Flash de Adobe. Para terminar advirtió que “la potencia de Flash 10.1 será capaz de colmar las expectativas de Jobs” ya que según Narayen todas las críticas que ha vertido sobre Adobe “son para desviar la atención a modo de pista falsa”.