El móvil se podrá utilizar en el avión durante el despegue, vuelo y aterrizaje

Escrito por
Generales
0

De manera progresiva, y tras confirmarlo un informe de la Federal Aviation Administration (FAA), en el cual se dice que se pueden utilizar dispositivos electrónicos móviles, así como sistemas de conexión WiFi, el uso de terminales móviles posiblemente estará permitido en todas las fases en un viaje de avión: despegue, vuelo y aterrizaje. La única excepción, como ha sido hasta ahora, será el uso de voz y datos, que si bien su riesgo tampoco es directo, dicha directriz tiene que ver con motivos de seguridad.

El informe determina que no importa que las aplicaciones de los dispositivos móviles se ejecuten o en qué tipo de estado se encuentre el terminal, bien sea encendido, o “modo avión”. Confirman que la inmensa mayoría de los aviones están preparados para esta circunstancia a nivel de seguridad.

Asimismo, el informe de la FAA hace especial hincapié en que el uso de móvil no puede ir acompañado de la utilización de voz y datos. En este sentido, y pese a que no hay una postura clara sobre si resulta o no perjudicial para la actividad del avión, el comité que ha elabora el informe señala que sí existe una preocupación ante posibles interferencia con los sistemas de comunicación terrestres.

No datos, sí WiFi

Pese a no poder utilizar los datos propios contratados por cada persona en su terminal móvil, los pasajeros sí podrán acceder a Internet, navegar por la red, mirar su correo y demás cuestiones personales a través del sistema WiFi de la aerolínea que llevarán incorporado los aviones. Otro asunto a tratar será su coste, y si estará ligado al propio pago del billete de avión, o será una cuestión a parte.

En cuanto a las restricciones del WiFi, un miembro del comité confirmó que no hay ninguna sobre el uso a bordo de Internet debajo de 10.000 pies de los aviones que implanten el nuevo sistema. En cambio, las recomendaciones señalan que las aeronaves que ya cuentan con este tipo de sistemas WiFi, o autorizados a tenerlas, serán sometidos a un tipo de pruebas más específicas.

Así pues, la FAA, que ha estado bajo presión de los legisladores, los pasajeros y otros grupos de presión para actuar con rapidez, todavía tiene la última palabra para decidir qué cambios se implementarán. Asimismo, funcionarios de la FAA se han negado a comentar algo al respecto sobre las recomendaciones, excepto para decir que van a estudiar las propuestas y luego decidir.