Apple no amenazará la venta del Samsung Galaxy S3 Mini

Escrito por
Samsung
1

A pesar de que durante el último tramo del año pasado la guerra de patentes entre Apple y Samsung fue especialmente cruenta, todo apunta a que ambas compañías recibirán el 2013 con una situación más armoniosa. Y es que los de Cupertino habrían pactado con los surcoreanos la retirada de una denuncia que afectaba al Samsung Galaxy S3 Mini.

La batalla judicial que mantienen los dos colosos tecnológicos se libra a nivel mundial. Sin embargo, para Apple es especialmente importante el mercado estadounidense, por lo que es en aquella región en donde se han enfrentado a Samsung con mayor dureza. Ésta podría haber sido la clave para que la firma de la manzana declinase volver a denunciar a Samsung por la venta de su Samsung Galaxy S3 Mini.

¿Punto de inflexión en su lucha personal?

Los motivos no serían otros que la variación de la estrategia comercial de Samsung. Aunque en un primer momento Apple demandaba por enésima vez al fabricante asiático, en esta ocasión por la comercialización del Samsung Galaxy S3 Mini, ésta ha retirado la demanda por un posible acuerdo. ¿Servirá de precedente para sellar la paz definitiva entre las dos compañías?

A pesar de las intensas relaciones comerciales entre ambas marcas, éste podría haber sido un caso puntual. Y es que la retirada de Apple del caso habría estado condicionada por la postura tomada por Samsung. Si bien los de Cupertino demandaban en un primer momento que el modelo en cuestión podía ser adquirido a través de Amazon.com, el equipo de abogados de la surcoreana habría alegado que el Samsung Galaxy S3 Mini no fue fabricado para ser distribuido en EEUU.

Por este motivo, Apple habría cedido a sus pretensiones iniciales, que pasaban por la prohibición del modelo en Estados Unidos a causa de una supuesta infracción de patentes. Tal vez el hecho de que la denuncia fuese independiente al conjunto de los Samsung Galaxy afectados por otras anteriores denuncias. De un modo u otro, el final de esta historia no tendrá, al menos por ahora, un “final” tan costoso para Samsung como la anterior sentencia que obligaba a la compañía asiática a abonar a Apple mil millones de dólares como compensación.