Comscore

HTC Desire C, prueba a fondo

La compañía HTC acaba de lanzar un smartphone que no pretende ser de los primeros del mercado, pero sí que ofrece unas interesantes características que podrán atraer al usuario medio. Es un terminal móvil que dispone de unas características técnicas básicas a día de hoy pero que es muy funcional gracias a trabajar sobre Android ICS con la última interfaz HTC Sense.

Hablamos de un smartphone con pantalla de 3,5 pulgadas de diagonal con resolución QVGA, es decir, 480×320 pixeles. Como se puede ver, este primer punto deja claro que se trata de un terminal pequeño, pero también que tiene una resolución de pantalla muy baja para los tiempos que corren, donde vemos smartphone básicos con resolución WVGA (800×480) y smartphones gama alta con resoluciones 720p.

El SoC que hace que funcione el terminal es un Qualcomm Snapdragon MSM7225A que funciona a unos en principio algo cortos 600 MHz e integra una GPU Adreno 200.

Imagen de previsualización de YouTube

En cuanto a memoria RAM el smartphone va bastante bien dotado con 512 Mbytes que permiten mover con fluidez ICS + HTC Sense. El problema que hemos detectado con este terminal es a la hora de trabajar en multitarea, con varias aplicaciones abiertas y es que, el chip de 600 MHz tiene sus limitaciones, claro está.

Pasamos al diseño del mismo. HTC Desire C tiene un acabado gomoso y bastante compacto, que a diferencia de lo que se estila a día de hoy tiene un grosor considerable no así las otras medidas, que son muy reducidas: 107,2 x 60,6 x 11,95 mm. Además es un smartphone muy ligero, menos de 100 gramos con baterías SIM y microSD.

En la parte trasera destacamos la cámara, con un borde en color rojo -beats audio- al igual que el conector microUSB del lateral. Si quitamos la tapa al mismo nos encontramos con un diseño interior completamente en rojo, poco habitual y que nos ha resultado bastante llamativo así como también el detalle de unos conectores que dejan constancia de que existe un modelo con NFC -el que hemos probado no-.

El paquete de venta viene siendo, como suele pasar últimamente, muy muy compacto y en él sólo nos encontramos con el móvil, adaptador 220v-USB, cable microUSB, auriculares/manos libres (con una calidad destacable) y una guía rápida.

Una vez encendido, aproximadamente 1 minuto de arranque, nos encontramos ante la tradicional interfaz HTC Sense, pero en miniatura debido a la resolución del terminal. No existe la pantalla de miniaturas de los escritorios y tendremos que pasar de uno a otro de manera natural -de forma muy fluida, eso sí-.

El menú de desbloqueo del terminal es el anillo de HTC que nos permite acceder directamente al teléfono, cámara, SMS o email, además de al propio escritorio. Tenemos acceso a multitud de widgets HTC además de los básicos de Android. El smartphone que hemos recibido trabaja sobre Android ICS y HTC Sense 4.0.

Nos hemos encontrado con un sistema bastante limpio sin personalizaciones de operador ni tampoco mucha aplicación HTC. El tiempo, Polaris Office, SoundHound y el kit completo de Google. El smartphone funciona de manera bastante suelta pese a su pequeño procesador.

NAVEGADORES WEB

Sin embargo a la hora de utilizar cualquier aplicación ligeramente exigente sí que se hace notar esa falta de potencia. La navegación web, con posibilidad incluso de reproducir flash, es lenta. Muy lenta. No hemos querido reflejar las pruebas de rendimiento, dado que al sector al que va destinado no busca cifras sino funcionalidades y es aquí donde el pequeño HTC Desire C tiene cartas.

Este smartphone tiene sintonizador FM con RDS, reproductor MP3 y de vídeo y todo ello con la mejora Beats Audio -que trabaja a modo de ecualizador inteligente y puedes activarlo o desactivarlo al conectar los auriculares / manos libres.

Este apartado se complementa con la cámara de 5 Mpx que permite la grabación de vídeo 480p (640 x 480). La cámara cumple su función básica ya que no dispone ni de autoenfoque ni de flash para ofrecer ese extra de calidad en escenas de baja iluminación o bien cuando queremos enfocar algo en particular.

Los vídeos tienen una calidad notable dejando entrever que es una de las mejores funcionalidades del terminal. Incluso se pueden aplicar filtros fotográficos y de vídeo antes de las capturas.

La autonomía del pequeño de HTC no es destacable ya que la batería de sólo 1.230 mAh viene a durar lo que la mayoría de terminales. Un día de uso normal, reproducción de música, navegación varia, alguna llamada, WhatsApp y correo push.

HTC Desire C es un smartphone enfocado principalmente a usuarios que entran en el mundo smartphone o bien para aquéllos que quieren un smartphone como segundo teléfono. Un usuario avanzado de Android se percataría rápidamente de las limitaciones hardware de la máquina y probablemente quiera un poco más de rendimiento 3D.

  • La interfaz HTC Sense 4.0
  • Su peso
  • Beats Audio
  • Soporte de tarjetas microSD
  • Manos libres de buena calidad

  • Calidad de la cámara
  • Autonomía
  • Procesador
  • Funcionamiento lento cuando tenemos abiertas varias aplicaciones, sospechamos que el problema reside en el punto anterior

Compártelo. ¡Gracias!

Últimas fichas técnicas

Lo que comparten tus amigos

MovilZona © 2009 - 2013