La producción del iPhone 5 peligra por los disturbios en una planta de Foxconn

Escrito por
Apple
0

Mientras en occidente nos íbamos a la cama, en Taiwan y en concreto en la planta que Foxconn tiene en ese país, se despertaban con importantes disturbios que hacen peligrar la producción del iPhone 5.

Hasta 2.000 personas según el informe de Reuters, han participado en unos violentos enfrentamientos a las puertas la fábrica Foxconn en la que se producen algunas de las partes que luego sirven para ensamblar el iPhone 5. Además de los productos de Apple, la planta de Foxconn también fabrica componentes para otras empresas de primer orden en el sector de la tecnología.

La producción del iPhone 5 y otras marcas de tecnología en peligro

Las autoridades de la ciudad de Taiyuan enviaron una dotación de 5.000 agentes para controlar la reyerta que empezó en uno de los dormitorios de los trabajadores y que se trasladó después a las inmediaciones de la fábrica, que se ha visto obligada a cerrar sus puertas y su producción.

Algunos empleados han indicado a través de las redes sociales que los instigadores de la pelea fueron los guardias de la fábrica, la cual se iniciaba el domingo a las 11 de la noche y los disturbios duraron hasta las 3 de la tarde del día siguiente. Afortunadamente, no se han registrado víctimas mortales pero hasta un total de 40 personas tuvieron que ser hospitalizadas con heridas de diferente gravedad.

Un parón de, al menos, 3 días

Louis Woo, el portavoz de Foxconn de la planta que emplea a 79.000 trabajadores, indicó a Reuters que “la fábrica está cerrada hoy por investigación”. No está claro cuando volverá a estar en funcionamiento pero según indican desde la agencia de noticias, se espera un parón en la producción de entre dos y tres días.

El último, pero no el primero de los incidentes de este tipo en una planta de Foxconn

Este no es el primero de los disturbios de estas características en una planta de Foxconn. El pasado mes de junio, unos 100 trabajadores de la factoría que la empresa tiene en Chengdú, al suroeste de China.