El fabricante del iPhone 5, otra vez en el punto de mira tras un nuevo suicidio

Escrito por
Apple
0

Parecía que las aguas en Foxconn volverían a estar en calma tras el reciente acuerdo con Apple, que se saldaba con la decisión de aumentar el sueldo de los trabajadores chinos y reducir su jornada laboral para evitar la rebelión de los asalariados. Sin embargo, un nuevo suicidio vuelve a generar polémica respecto a las condiciones laborales en las instalaciones en las que en breve se iniciará la fabricación del iPhone 5.

Desde que se iniciase una ola de suicidios de repercusión mundial en Foxconn, la opinión pública se ha cebado especialmente con Apple. Sus resultados financieros y las imborrables palabras y pensamiento de Steve Jobs acerca de las condiciones laborales ligan irremediablemente a los de Cupertino a la “esclavitud” de los trabajadores que ensamblan sus dispositivos.

Repercusión internacional

Hubo momentos de especial tensión, cuando los suicidios en Foxconn se sucedieron uno tras otro hasta registrar una veintena, entre otros tantos intentos. La reacción tan radical de los empleados de las diferentes factorías de Foxconn en China inició las primeras sospechas en 2010. Desde entonces el debate sobre las condiciones laborales ha tomado mayor protagonismo. Este movimiento, también promovido por los propios trabajadores de Foxconn con alguna que otra protesta, tuvo una primera reacción con el acuerdo de Apple y el fabricante chino de mejorar las condiciones de trabajo en China. Los ensambladores del iPhone y nuevo iPad verían aumentados sus emolumentos así como una reducción de la jornada laboral. Todo con el fin de evitar los suicidios que tanto empeoraban la imagen de ambas compañías.  Según diferentes estudios, filtraciones de periodistas que se hacían pasar por trabajadores y organizaciones se ha llegado a la conclusión de que los trabajadores de Foxconn se quitan la vida debido a la presión y estrés que les causa la cadena de producción.

Nuevos casos, una vez más

Cuando la situación parecía que volvía a estabilizarse, un nuevo suceso amenaza la imagen de Apple y Foxconn. El reciente suicidio de un joven de 23 años tras arrojarse al vacío por la ventana de su apartamento, a una altura de 18 pisos, vuelve a traer al frente las condiciones laborales en China. ¿Realmente se han tomado medidas? ¿Ha sido tan solo una maniobra para despistar a los medios? Actualmente el caso se encuentra bajo investigación para saber cuáles han sido las causas del fatal desenlace. De corroborarse que la muerte de este chico se debe a efectos de la carga de trabajo, Apple puede verse salpicada en un momento crucial para sus intereses pues en unos pocos meses –octubre- previsiblemente será presentado el iPhone 5 y este tipo de escenas no favorece para nada este tipo de dispositivos, fabricados en las mismas instalaciones que supuestamente provoca un alto índice de suicidios.