El iPhone, iPod e iPad son admitidos por la RAE

Escrito por
Apple
0

La Real Academia de la Lengua Española ha admitido en su nueva Ortografía que marcas vinculadas al sector de la tecnología se puedan escribir con la primera letra vocal en minúscula y la primera consonante en mayúscula, citando como ejemplo al iPod de Apple.

La página 516 de la nueva Ortografía de la Lengua Española ha admitido el uso de iPod, y por consiguiente de iPad y iPhone, como excepción a la regla general al epígrafe en el que se cita cómo deben usarse las mayúsculas y minúsculas para marcas comerciales. En el texto se señalan otros nombres también conocidos de nuestro sector de la telefonía móvil como el de la operadora Yoigo para ejemplificar que la forma correcta, tanto para escribir nombres propios como marcas comerciales, deben llevar la primera letra en mayúscula.

“i” y “e” antes de consonante en marcas tecnológicas admitidos por la RAE

Sin embargo, con la llegada del mundo 2.0 y sus prefijos “i” y “e”, la RAE ha hecho el esfuerzo de adaptar sus normas ortográficas y admite, en el caso de que la marca comercial incorpore una letra prefijo relativa a la tecnología, la posibilidad de que se escriban con la primera letra en minúscula y la segunda en mayúscula.

“Esto ocurre con el nombre propio cuando va precedido de una letra minúscula que funciona a modo de prefijo (como e- de electrónico o i- de internet). En todos estos casos, las mayúsculas internas marcan la frontera entre los distintos componentes del nombre”, sentencia el texto de la Academia indicando que así pueden evocar “valores positivos” como “la modernidad”. Como ejemplos de esta nueva norma, la Real Academia enuncia en su tratado ortográfico algunas excepciones a su regla general como son las marcas “eDreams“, “iBanesto” o el ya mencionado “iPod“.

Adaptándose a los tiempos que corren

No creemos que en Cupertino se preocuparan, en algún momento, de si los nombres de sus productos estaban bien o mal escritos en español, pero no deja de ser interesante como instituciones tan vetustas y aparentemente inamovibles quieren adaptarse a los tiempos que corren. Así que ya sabéis, si escribís iPhone, iPod o iPad ya no os pueden suspender un examen de ortografía por escribir mal su nombre comercial.